El café es una bebida que funciona como el motor diario para muchas personas. Hay deportistas de resistencia que lo consumen como un extra para hacerles rendir mejor, y otros simplemente por gusto. Pero como ocurre con cualquier cosa buena, en exceso puede convertirse en un problema. Tomar demasiada cafeína puede provocar una presión arterial elevada, favoreciendo a la enfermedad cardíaca, y causando efectos secundarios como mareos, temblores, dolor de cabeza o latidos cardíacos anormales.

La mayoría de nosotros no sabemos decir cuánta cantidad es demasiado. Por suerte, una nueva investigación de la Universidad de Australia del Sur, ha encontrado cuál es el límite que no deberíamos sobrepasar cuando bebemos café.

¿Cuál es la cantidad que no deberíamos pasar?

En el estudio, los científicos analizaron datos de más de 347.000 personas del Biobanco del Reino Unido, con entre 37 y 73 años. Quisieron saber cómo el gen de metabolización de la cafeína (CYP1A2) ayudaba a los portadores a procesar la cafeína, además de identificar los riesgos de enfermedades cardiovasculares en relación con el café.

Descubrieron que los que bebían más de seis tazas de café al día tenían un 22% más de riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiovascular que aquellos que bebían de 1 a 2 tazas al día. Es decir, el límite para un consumo seguro se estableció en seis tazas diarias. Curiosamente, la cantidad que tomamos en un consumo seguro parece que no tiene nada que ver con si tus genes metabolizan el café más rápido o no.

Elina Hyppönen, autora del estudio y doctora del Centro Australiano para la Salud de Precisión, comentaba que a pesar de que haya personas que tengan una genética de procesamiento cuatro veces más rápidos para metabolizar la cafeína, el estudio no respalda la creencia de que estas personas puedan consumir más cafeína de manera segura, con mayor frecuencia y sin efectos perjudiciales para la salud.
«Con el fin de mantener un corazón sano y una presión arterial saludable, las personas deben limitar sus cafés a menos de seis tazas al día; según nuestros datos, seis fue el punto de inflexión en el que la cafeína comenzó a afectar negativamente en el riesgo cardiovascular«, dijo Hyppönen.

¿Puede el café ser beneficioso para la salud?

La investigación también sugiere que el café posee efectos protectores para el corazón, ya que los no bebedores tenían un 11% de mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en comparación con los que bebían de 1 a 2 tazas al día. De hecho, hubo un estudio, publicado en 2017 en el European Journal of Nutrition, que determinó que el consumo de café de manera baja o moderada se relacionó con menores probabilidades de incidentes cardíacos, mientras que los que beben más al día tienen el mayor riesgo.

Los investigadores piensan que el antioxidante del café, llamado ácido clorogénico, puede ayudar a mejorar la función de los vasos sanguíneos e impedir la acumulación de placa que puede obstruir las arterias. Lógicamente, el consumo excesivo de cafeína no solo puede aumentar las posibilidades de hipertensión, sino que también puede hacer que las arterias se pongan rígidas. Y estos dos factores que pueden incrementar las probabilidades de padecer una enfermedad cardíaca.

Todo se resume a: consumir moderadamente.