Cuando vamos al supermercado o a la frutería, rara vez se nos ocurre comprar zumo de cereza. Posiblemente nunca lo hayas hecho, pero hoy descubrirás su interesante valor nutricional. No es solamente beneficioso para la salud en general, sino también para tu rendimiento como deportista.

El zumo de cereza contiene una gran variedad de compuestos polifenólicos, potasio, y otros minerales. Entre los beneficios para la salud más destacados encontramos una disminución del daño muscular después del ejercicio intenso, reducción del dolor muscular y estabilización del sueño. Evidentemente, el zumo debe ser natural, no caigas en el error de beberte una tarta de cerezas cargadas de azúcar.

¿Estás listo para conocer los 5 beneficios?

Disminución de la muerte muscular

Un estudio de 2016, publicado en el Journal of the International Society of Sports Nutrition, asegura que «las cerezas agrias contienen altas concentraciones de fitoquímicos y antocianinas, que recientemente se han relacionado con una mejor recuperación atlética y un rendimiento posterior«.

Incluso, otra investigación de 2010, publicada en el Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports, descubrió que este zumo reduce el daño muscular y la inflamación en los atletas de resistencia.

Mejora el descanso nocturno

Un estudio de 2014 descubrió que beber 50 cl de zumo de cereza cada día, aumentaba el tiempo de sueño en unos 85 minutos en personas que sufren de insomnio. La investigación también mostraba que beberlo puede aumentar los niveles de melatonina, por lo que favorece a que duermas mejor y durante más tiempo.

Mejora la función cerebral

Otro estudio reciente, publicado en la revista Food & Function, descubrió que cuando los adultos bebían 50 cl de jugo de cereza al día, conseguían una mejor atención, memoria y capacidad para aprender nuevas tareas. Por otra parte, la gran cantidad de antioxidantes en las cerezas y en el jugo de cereza protegen a las células cerebrales.

Conseguimos un sistema inmunitario más fuerte

En 2015 se realizó un estudio en el Journal of the International Society of Sports Nutrition, que descubrió que los atletas de resistencia que bebían zumo de cereza en los días previos a una carrera larga, tenían un 50% menos de probabilidades de desarrollar una infección del tracto respiratorio superior después de correr, frente a aquellos que no lo hicieron.

Reduce la presión arterial

Un estudio del año pasado, publicado en la revista Food & Function, descubrió que este tipo de zumo puede reducir la presión arterial y los niveles de colesterol LDL (conocido como «el malo»). Además, el zumo de cereza puede ser tan efectivo como los medicamentos, según otra investigación publicada en el American Journal of Clinical Nutrition.