El vino es una de las bebidas más consumidas y más antiguas en el mundo del alcohol. Durante años se ha estado recomendando su consumo diario gracias a ciertas propiedades beneficiosas. Muchos aseguraban que podía mejorar la salud de nuestro corazón y alargar la esperanza de vida, ¿pero es cierto?

Hace escasos meses, The Lancet, una revista médica, reunió varias investigaciones que aseguran que consumir alcohol no aporta ningún beneficio. Y es que aunque el vino posea propiedades magníficas, no parece que merezca la pena la ingesta de esta sustancia tóxica (ni aunque sea de manera moderada).

¿Qué propiedades posee el vino tinto?

Imaginémonos que podemos eliminar el alcohol del vino tinto, ¿qué propiedades beneficiosas nos podría aportar al organismo? Siempre hemos oído hablar de su alto contenido en polifenoles, sobre todo de resveratrol, que se encuentra en la cáscara de las uvas. Estos son un tipo de antioxidantes que ayudar a reducir la inflamación, posee beneficios para el corazón, reduce el nivel de colesterol LDL (malo) y aumenta el LDL (bueno). Lo cierto es que para conseguir notar esta propiedad, deberías beber entre 8 y 10 botellas de vino; por lo que la mejor opción es buscar los polifenoles en una buena dosis de frutas y verduras diarias.

Relacionado también con el compuesto de las uvas, el vino tinto evita la aparición de los estreptococos y bacterias relacionadas con las caries, además de luchar contra la gingivitis o los dolores de garganta. Además, es rico en zinc, magnesio, litio, calcio, potasio y vitamina E.

Como ves, las propiedades beneficiosas las aporta la fruta original, no el vino ni su alcohol. Para notar el más mínimo beneficios, tendríamos que consumir demasiados litros de esta bebida; por lo que ni es saludable, ni rentable a largo plazo. Puedes encontrar las mismas propiedades (y mejores) llevando una alimentación equilibrada y saludable. No importa que durante años se haya recomendado que consumir una copa al día (la dosis moderada) influya de manera positiva. La ciencia ha demostrado que estábamos equivocados.

El alcohol es la principal causa de muerte mundial

La Organización Mundial de la Salud sacó un análisis recientemente en el que sorprendía con que el alcohol era la primera causa de muerte mundial. No solamente el exceso de su consumo es lo más peligroso que puede aportar esta sustancia, también se relaciona con numerosos tipos de cáncer, otras patologías graves, accidentes de tráfico, suicidios, violencia, etc.

Es una locura que un médico recomiende a alguien que se inicie en el consumo de alcohol, si no es habitual en él o nunca lo ha hecho. No es todas las circunstancias se pueden aprovechar los “beneficios” del vino tinto. De hecho, se sabe a ciencia cierta que el alcohol reduce el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, solo a partir de los 45 años en hombres y 55 en mujeres. Antes de esas edades, el alcohol solo provoca daños. Asimismo, se ha comprobado que las personas que viven en el Mediterráneo son las afortunadas y las que pueden alardear de las propiedades del vino. ¿Pero sabes por qué? Por su correcta alimentación y estilo de vida. Alguien que no coma adecuadamente, de poco le servirá tomar vino cada cierto tiempo.