Son muchos los deportistas que optan por recuperar la hidratación, minerales y azúcares mediante las bebidas isotónicas. Es una forma rápida, aunque no la única, para que nuestro organismo vuelva a estabilizar sus niveles. La cuestión es qué pasa si estas bebidas las tomamos cuando no realizamos deporte o no nos sometemos a una actividad tan intensa.

Seguro que más de una vez te has visto a alguien sedentario que se ha pasado al Aquarius porque es más “saludable” que un refresco, ¿es esto verdad?

¿Qué contienen las bebidas isotónicas?

De forma general, este tipo de bebidas tienen electrolitos, sales minerales, vitaminas e hidratos de carbono. Lógicamente, dependiendo de la marca, los porcentajes de cada componente serán diferentes.
Los deportistas suelen tomarlas al finalizar su entrenamiento o durante él, con la finalidad de reabastecer su fuente de energía. Al llevar hidratos de carbono y azúcares, nos recuperará de forma rápida. Esto no quiere decir que las bebidas isotónicas tengan compuestos energéticos como la cafeína o la taurina; algunas sí, pero la mayoría no.

De igual forma, no son necesarias. Los deportistas pueden recuperar sus nutrientes mediante otro tipo de alimentos. Tienen un bajo aporte de sodio, que es justo lo que más se pierde cuando sudamos. La mayoría de bebidas isotónicas tienen un alto contenido en azúcares (casi tanto como un refresco), así que tampoco lo hace un producto muy interesante.

¿Están solo recomendadas para personas que realizan actividad física?

Sí. Aún haciendo actividad física, es necesario que la persona se someta a una alta intensidad de exigencia o sude mucho. Estas bebidas están pensadas para añadir un extra de hidratos, vitaminas, sales, etc; si ingerimos más de lo que hemos perdido en el entrenamiento, acabará teniendo un efecto que no buscamos en nuestro cuerpo.

Además, es necesario dirigirnos a bebidas isotónicas cuyos ingredientes sean ideales para nuestro entrenamiento, huye de las que ofrece la famosa marca que tienes en mente.

Así que si pensabas que por tomar una bebida isotónica te estabas haciendo más saludable, ¡olvídalo! No hay nada más sano que beber agua. Si eres deportista y no te fías de las bebidas procesadas, puedes crear la tuya propia. No es nada difícil y podrás asegurarte de que no está atiborrada de azúcares ni químicos.