Todos deseamos que lleguen esos días de vacaciones en los que poder descansar y aparcar por un momento la rutina. La mayoría llevamos tiempo planeando qué haremos en nuestros días libres y los esperamos con ansia. Aunque, la realidad es que estos pasan demasiado deprisa y, ¿qué ocurre entonces? La temida VUELTA A LA RUTINA.

Tiempo de preparación

Son muchos los que planean con antelación qué harán, o a qué lugar viajarán. Algunos dan prioridad a los peques de la casa; otros deciden visitar a la familia y amigos. Hay, incluso, quienes se aseguran de tener cerca un gimnasio para seguir a tope durante las vacaciones. ¡Hay para todos los gustos! Pero, lo que es una realidad, es que a la mayoría nos cuesta volver después de unos días de relax.

Tips para la vuelta de vacaciones

Si quieres que la vuelva al trabajo sea lo más llevadera posible, atento a los siguientes consejos.

  • Si vas a viajar, te recomendamos que no regreses el día previo a tu vuelta al trabajo. Sabemos que quieres apurar al máximo tus días, pero de este modo, es probable que te sientas más desanimado y cansado en tu primer día de obligaciones. Lejos de sentirte relajado, notarás el bajón post vacacional a flor de piel. Date un día de margen para deshacer tu equipaje, poner orden en casa y mentalizarte.

 

  • ¡No te vayas de vacaciones a lo loco! Planifica minuciosamente tus gastos, para que no te lleves un susto a la vuelta. Si ya de por sí te notarás perezoso, ¡imagínate si tienes los bolsillos vacíos!

 

  • Aprovecha tus días libres para hacer todas esas cosas que, por falta de tiempo, no haces. Si tenías pendiente reorganizar los muebles del salón, o hacer cambio de armario, es el momento. El fin de vacaciones será más optimista si sabes que, por el momento, has vaciado el “cajón” de tareas pendientes.

 

  • Practica la gratitud. Muéstrate agradecido por tener esa rutina a la que volver. Seguramente tenga sus cosas buenas y regulares, pero es tu vida. Tal vez las vacaciones te hayan servido para plantearte algunos cambios y hayas vuelto con las ideas más claras. Da gracias por lo que tienes y cambia aquello que no te guste.

 

  • Sea como sean tus vacaciones, no hay excusa para dejar de cuidarte y de mantenerte activo. Así que, ¡no hay excusas! Alimentarte bien y continuar con unos hábitos saludables, harán que el contraste frente a tu vuelta a la realidad sea menos evidente.