Si tomar té verde ya era bueno, ahora suma más puntos

El té verde siempre se ha calificado como una bebida muy saludable, ya se tome fría o caliente. Los beneficios del té verde van desde un poderoso antioxidante, mejora el rendimiento físico, ayuda a despertar (estimulante suave), favorece la quema de grasa, hasta la reducción del riesgo de sufrir cáncer y previene de accidentes cardiovasculares. Un reciente estudio detalla un nuevo beneficio del té verde. En esta ocasión, la investigación se ha publicado en la Revista Internacional de Fisiología Celular Experimental, Bioquímica y Farmacología. Lo que se explica es que al tomar té se activa una proteína fundamental para el sistema cardiovascular. Concretamente la KCNQ5, que es una proteína muy importante y que se encuentra en el músculo liso que recubre los vasos sanguíneos. Lo que consigue la KCNQ5 es relajar los vasos sanguíneos gracias a los efectos antihipertensivos. Apunta el té verde y el té negro a la lista de la compra No solo el té verde, sino que el té negro también dispone de este importante compuesto que reduce la hipertensión y protege de problemas como infartos y accidentes cerebrovasculares. Además, la proteína KCNQ5, también está presente en algunas partes de nuestro cerebro. Como vemos, las buenas noticias continúan. La función de esta proteína en esa zona es regular la actividad neuronal. Se podría usar como tratamiento contra la epilepsia, ¿por qué? Porque quienes están detrás de esta propiedad antihipertensiva son las catequinas que se encuentran en las plantas de los té verde y negro. A su vez, las catequinas tienen la habilidad de cruzar la barrera hematoencefálica y pueden activar a la proteína KCNQ5 y por eso pueden servir de apoyo en tratamientos contra la sobreexcitación neuronal conocida como epilepsia. La epilepsia, actualmente, tiene cura y es a través de los fármacos. Esta investigación deja la puerta a abierta otras pruebas médicas y ensayos clínicos donde se pueda mejorar el tratamiento de esta enfermedad. Si ya estábamos acostumbrados a tomar té verde o negro de forma asidua, ahora ya conocemos más beneficios de esa bebida. Si no nos gustan los tés, podemos mirar recetas en las que podamos añadir este ingrediente, como, por ejemplo, tortitas para desayunar o galletas.