Cuanto más en forma estés, más rápido puedes quemar grasa para obtener energía

Si necesitas más pruebas de que hacer ejercicio de manera habitual hace que los procesos de tu cuerpo sean más eficientes: los atletas de resistencia queman grasa más rápido y las mujeres lo hacen mejor que los hombres, según una investigación reciente basada en dos estudios.

El primer estudio, publicado en la Revista Internacional de Nutrición Deportiva y Medicina del Ejercicio, analizó a 73 mujeres y hombres que informaron diferentes niveles de actividad física regular antes de participar en el estudio. Las personas en el estudio realizaron pruebas de ciclismo entre 7 y 28 días de diferencia, y los investigadores evaluaron la tasa metabólica en reposo de cada persona (la cantidad de calorías quemadas cuando su cuerpo está completamente en reposo) y la oxidación máxima de grasas (una medida de la rapidez con la que se quiebra ácidos grasos) justo antes de cada prueba de ciclismo.

Aquellos que hacían ejercicio regularmente antes de participar en los ensayos, especialmente las mujeres, quemaron grasa de manera más eficiente mientras montaban bicicleta, concluyeron los investigadores.

En un segundo artículo relacionado publicado en Experimental Physiology, los mismos investigadores profundizaron un poco más en los factores potenciales de por qué este podría ser el caso. Tomaron biopsias de grasa y músculo de los participantes del estudio y analizaron las diferencias en las proteínas que podrían estar afectando su capacidad para quemar grasa.

dos personas haciendo deporte para quemar grasa

El músculo favorece a la quema de grasa más rápida

Descubrieron que algunas proteínas en los músculos desempeñan un papel importante en la descomposición de la grasa almacenada en ácidos grasos más pequeños que otras proteínas luego transportan a las células, que luego se convierten en combustible para obtener energía. Aquellos que hacían ejercicio con regularidad tenían más de estas proteínas.

Ninguna de las exploraciones pudieron señalar por qué las mujeres podrían ver un efecto mayor que los hombres, pero puede estar relacionado con el hecho de que las mujeres tienden a tener una mayor dependencia de la grasa como fuente de combustible, lo que podría darles una ventaja metabólica, según el autor principal Oliver Chrzanowski-Smith.

También es posible que las mujeres puedan tener un mayor suministro de ácidos grasos al músculo esquelético en general, y más receptores de estrógeno que puedan desempeñar un papel mayor en la oxidación de grasas.

Tanto para las mujeres como para los hombres, la conclusión más importante es que hacer ejercicio de manera regular aumenta la capacidad del cuerpo para utilizar la grasa como fuente de combustible. Eso es lo que genera más proteínas en el músculo esquelético y crea ese efecto de «grasa como combustible» en el cuerpo.

El entrenamiento regular es especialmente importante para los atletas de resistencia, ya que los entrenamientos largos tienden a agotar esas reservas cruciales de glucógeno, y ser más capaz de quemar grasa puede ayudar a minimizar ese impacto.