¿Posponer la alarma? La ciencia explica por qué es tan mala idea

El mundo se divide entre los que se levantan con una sola alarma y los que necesitan varias alarmas. Ahora la ciencia nos dice por qué es tan mala idea posponer la alarma en nuestro teléfono y cuál es la mejor forma de despertarse.

Los memes en Internet se suceden unos detrás de otros cuando se trata del tema alarmas, y no es para menos, ya que «dame 5 minutos más» es el motivo de estar cansados durante todo el día. El hecho de remolonear no es muy negativo, lo malo llega cuando aprovechamos ese tiempo entre alarma y alarma para dormir unos minutos más.

Son muchos los estudios que vienen avisando de este problema desde hace más de una década, pero se ve que no le hacemos mucho caso a los expertos. La rutina del sueño, el cómo nos despertamos y lo que hacemos en esos primeros minutos despiertos, marcan el ritmo del resto del día.

Un nuevo estudio publicado en National Library of Medicine, explica que ese simple botón para posponer la alarma cada mañana es lo que nos afecta de forma negativa al ritmo circadiano y nos arruina todo el día.

Los expertos recomiendan levantarse todos los días a la misma hora, dando igual si se durmió poco, mucho, bien o mal. Lo contrario causa un desajuste en el organismo y en el ciclo del sueño.

Un hombre está activando alarmas en su iPhone

Es igual de malo tener varias alarmas, que posponer constantemente la misma

La razón de esto es muy simple. Para despertar adecuadamente hay que hacerlo justo al final de la fase REM (sueño profundo). Si al sonar la alarma, nos despertamos y la posponemos para seguir durmiendo, esos minutos no es tiempo de calidad, ya que intentamos recuperar la fase de sueño profundo y probablemente al lograrlo vuelva a sonar la alarma.

Al despertarnos la primera vez, puede que tengamos sueño porque nuestro cuerpo se recupera de la fase REM de la que ha salido, pero nuestro cerebro ya está despierto.

Al posponer la alarma, estamos retrocediendo en lugar de avanzar y al volvernos a despertar, nos sentiremos mucho más agotados ya que esos minutos no han sido de descanso profundo.

El doctor McSwiney, dice que debemos deshacernos del botón posponer alarma y despertarnos de una sola vez para ir reeducando al cerebro. Además, añade, que si al despertarnos seguimos con sueño es hora de cambiar y mejorar los hábitos de sueño.

Una mujer mira su móvil en la cama mientras suena la alarma

Si el proceso nos está costando más de lo normal, es señal de que no estamos descansando bien y nuestro sueño no es profundo, o tenemos algún tipo de trastorno del sueño, dice la doctora Mehra.

Las horas de sueño van en función de cada persona. La Organización Mundial de la Salud recomienda un mínimo de 6 horas de sueño y estipula unas horas concretas para cada etapa de la vida.

Las horas de sueño deben consultarse con un profesional de la salud y nunca han de convertirse en una obsesión. Aunque se recomienden unas 8 horas de sueño, no es necesario obligar al cuerpo a esas horas, cuando con 6 o 7 estamos bien, por ejemplo.