Los niveles altos de contaminación empeoran la salud cardiovascular de los deportistas

Muchas grandes capitales del mundo tienen la famosa «boina» o nube negra debido a la contaminación. Nosotros, como deportistas, nos hemos preguntado alguna vez si los días de mayor concentración de partículas contaminantes era mejor realizar ejercicio al aire libre o dentro de casa.

Un nuevo estudio de la Sociedad Europea de Cardiología, desvela las posibles consecuencias sobre realizar deporte al aire libre los días donde hay altos niveles de contaminación. El estudio se dividió por rango de edades y se ha hecho un seguimiento desde el año 2013 hasta el años 2018 y ahora han salido los resultados finales. En total el estudio analizó a 1.469.972 jóvenes de Corea del Sur.

Los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Seúl (Corea del Sur), dirigidos por el profesor Sang Min Park, analizaron la información del Servicio Nacional de Seguro de Salud (NHIS).

Todos los participantes se sometieron a dos exámenes de salud divididos en dos períodos: 2009-2010 y 2011-2012. A partir de 2013 empezó el seguimiento y la investigación. En cada chequeo tenían que rellenar un cuestionario sobre la actividad física que habían realizado en la semana anterior a las pruebas.

Una mujer escuchando música mientras corre

Más ejercicio, mayores beneficios, pero sin contaminación, por favor

Los datos se dividieron en unidades de tareas metabólicas equivalentes minutos por semana con las siglas MET-minutos/semana. En función del tiempo de actividad realizado los participantes se dividieron en varios grupos: 0, 1 a 499, 500 a 999 y 1000 o más MET-minutos/semana.

Traducido a cifras que todos entendamos, si alguien realiza 500-999 MET-min/semana, significa que corre o camina entre 15 y 30 minutos diarios unas 5 veces a la semana o que pedalea entre 30 y 60 minutos 5 veces a la semana.

Unido a esos datos, los investigadores también usaron los datos del Sistema Nacional de Monitoreo del Aire Ambiental en Corea del Sur. De esta forma podían cruzar los datos y comprobar las consecuencias de realizar deporte los días que hubiese altos niveles de contaminación.

Tras la finalización del estudio vieron que las probabilidades de sufrir un derrame o un accidente cardiovascular disminuía en los jóvenes entre 20 y 39 años que practicaban deporte los días que había bajos niveles de contaminación.

Por otro lado, aquellos jóvenes que practicaban deporte por encima de lo aconsejable, es decir 1.000 o más MET-minutos/semana, tenían más probabilidades de sufrir problemas cardiovasculares cuando los niveles de contaminación están altos.

Una imagen que refleja la contaminación en las ciudades

Una de las conclusiones que sacan del estudio es que, si la calidad del aire no mejora, muchos adultos jóvenes sufrirán problemas cardiovasculares a pesar de los beneficios que tiene el deporte en esas edades, que es cuando están en su mejor momento y más pueden rendir.

A lo largo de los años de seguimiento del estudio, más de 8.700 personas sufrieron problemas cardiovasculares. De entre todos ellos, un 33% aumentó su intensidad física por encima de los 1.000 MET-minutos/semana habiendo altos niveles de contaminación, frente a quienes no aumentaron su intensidad o directamente no eran activos.

Sin embargo, en momentos de poca contaminación, aquellos participantes que pasaron de sedentarios a 1000 MET-min/semana, tuvieron un 27% menos de riesgo de desarrollar alguna enfermedad cardiovascular en comparación a los participantes sedentarios.

Los investigadores, en niveles bajos o moderados de contaminación, comprobaron qué sucedía si un grupo empezaba con una intensidad física de 1000 MET-min/semana y luego la redujeron a la mitad o directamente al sedentarismo. Comprobaron que estas personas tenían un riesgo de 38% o 22% de sufrir algún tipo de problema cardiovascular.

En conclusión, si mantenemos un ritmo moderado de actividad física, es saludable y no hay tanto peligro de sufrir problemas de corazón y derivados. Sin embargo, cuando hay mucha contaminación y decidimos aumentar la dosis de deporte, entonces es cuando aparecen los problemas.