Escuchar música antes del entrenamiento de fuerza mejora el rendimiento

Si sientes que entrenas de manera más efectiva mientras escuchas tu lista de reproducción favorita, es posible que tengas razón. Un pequeño estudio, publicado en la revista Perceptual and Motor Skills, analizó ejercicios de press de banca y encontró que aquellos que escucharon música durante unos minutos antes de levantar pesas mostraron más poder y resistencia que aquellos que se prepararon en silencio.

Tu canción favorita puede incrementar las repeticiones en fuerza

Los investigadores contaron con la colaboración de 10 hombres entrenados en resistencia de unos 20 años y les pidieron que completaran dos pruebas de ejercicios de press de banca. En uno, no escucharon canciones de antemano, y en el otro, eligieron música previa al ejercicio que disfrutaron durante tres minutos. Luego, completaron una serie de repeticiones de press de banca al 75 por ciento de su repetición máxima.

La música tuvo un efecto significativo en su rendimiento, mostrando una mayor producción de potencia y velocidad de la barra, lo que significa que mostraron más explosividad, fuerza y resistencia que las repeticiones realizadas sin canciones justo antes del entrenamiento. Más específicamente, aquellos que escucharon música antes de realizar su press de banca aumentaron su volumen de repetición en un promedio del 15,4 por ciento (unas dos repeticiones) en comparación con aquellos que no escucharon melodía.

Un elemento importante aquí es que los participantes no escucharon música mientras levantaban, por lo que si no te gusta que el sonido se meta en tu entrenamiento, aún puedes obtener beneficios, según el autor principal del estudio, Christopher Ballmann. Es un hábito conocido que hace Michael Phelps o cualquier otro atleta que usa audífonos como un ritual previo a la carrera.

mujer haciendo entrenamiento de fuerza con musica

El tipo de música es importante

Otra conclusión es que la selección de música en sí es extremadamente importante. Los investigadores han demostrado repetidamente en investigaciones anteriores que la música preferida por el deportista da como resultado los mayores desempeños. La autoselección de tu propia lista de reproducción puede ser una forma fácil y eficaz de optimizar tu rendimiento, incluso si solo puedes escucharla antes de hacer ejercicio.

Por ejemplo, otro estudio de 2018, publicado en Journal of Strength and Conditioning Research, encontró que cuando los participantes escuchaban la música que preferían, podían aumentar su número de repeticiones de press de banca y también tenían más poder que cuando escuchaban música que no fue su elección.

La razón más probable detrás de los hallazgos es la motivación con un toque de buen estrés. La música puede tener una influencia drástica en aumentar no solo tu deseo de hacer ejercicio, sino que incluso puede inducir la respuesta de «lucha o huida» y eso, a su vez, podría maximizar tu fuerza muscular.

Lo mejor de todo es que probablemente funcione para todos. Aunque el estudio reciente solo analizó a 10 hombres jóvenes, los investigadores creen que no hay ninguna razón por la que los resultados sean limitados en un grupo demográfico tan estrecho.

Así que la próxima vez que te estés preparando para una sesión de fuerza, asegúrate de poner en marcha tus canciones favoritas; es posible que obtengas el impulso que no sabías que necesitabas.