Aunque el lema pueda sonar al meme del día, es cierto que tener unos músculos voluminosos pueden salvarte la vida. Un estudio, publicado en la Revista de la Asociación Estadounidense del Corazón, encontró que los hombres y mujeres que tienen altos niveles de masa muscular tienen menos probabilidades de morir a causa de una enfermedad cardíaca. Además, las mujeres que tienen niveles más altos de grasa corporal, independientemente de su masa muscular, también tenían tasas de muerte por enfermedades cardíacas significativamente más bajas.

Más músculos y grasa puede reducir tu riesgo de muerte

Para el estudio, los investigadores analizaron datos de una encuesta de salud en 11.463 adultos mayores de 20 años (5.627 mujeres y 5.836 hombres) recolectados durante un período de 15 años. Luego separaron a hombres y mujeres en cuatro grupos de composición corporal: baja masa muscular y baja grasa corporal; poco músculo y mucha grasa; alto contenido de músculo y bajo contenido de grasa, y alto contenido de músculos y alto contenido de grasa. Luego calcularon las tasas de muerte relacionadas con enfermedades cardíacas para cada uno de estos grupos.

Después de analizar los datos, los investigadores encontraron que las mujeres con alta grasa corporal y más músculos tenían un 42 por ciento menos de riesgo de morir de enfermedad cardíaca que las mujeres que tenían baja masa muscular y baja grasa corporal. De hecho, las mujeres con altos niveles de grasa, independientemente de la masa muscular, tenían tasas de muerte por enfermedades cardíacas significativamente más bajas. Tener una masa muscular alta y una grasa corporal baja no parecía tener una ventaja significativa sobre tener poca masa muscular y poca grasa.

En cambio, en los hombres se obtuvieron datos diferentes. Los investigadores descubrieron que los hombres con músculos voluminosos y grasa corporal alta tenían algo de protección, reduciendo su riesgo en un 26 por ciento (en comparación con los hombres con pocos músculos y grasa corporal baja), pero tener una masa muscular alta y grasa corporal baja reducía el riesgo en un 60 por ciento.

mujer con músculos grandes

El lugar donde se almacena la grasa importa

La razón detrás de estos hallazgos parece basarse en el lugar donde se almacena la grasa. Los hombres almacenan la gran mayoría de su grasa, particularmente la grasa visceral profunda, en su región abdominal, que se sabe que aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca.
Las mujeres, antes de la menopausia, tienden a distribuir la grasa de manera más uniforme; aproximadamente la mitad va a la zona abdominal y la otra mitad a las caderas y los muslos. La grasa en las caderas y los muslos de una mujer es en realidad más protectora y está asociada con niveles más saludables de lípidos y azúcar en la sangre y un menor riesgo cardiovascular.

Se sabe que la grasa de la cadera y los muslos no es tan peligrosa y puede ser protectora con la edad en comparación con la abdominal, especialmente la grasa abdominal visceral.

La enfermedad cardíaca es más común en los adultos mayores. Y aunque los cuerpos de las mujeres redistribuyen su grasa durante la transición menopáusica (almacenando más en el área abdominal, que se asocia con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular), la grasa corporal de la cadera y el muslo que tienen las mujeres parece brindar suficiente protección para compensar los riesgos de tener más en la barriga.

Cuando los ovarios de una mujer dejan de producir estrógeno, el cuerpo se apoya en sus reservas de grasa para producir estrógeno. Sin embargo, el estrógeno producido por la grasa es una forma más débil y menos beneficiosa llamada estrona, por lo que no aporta la misma protección contra las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, la estrona producida a partir de las reservas de grasa de la cadera y el muslo se convierte en la forma más protectora de estrógeno llamada estradiol, que da protección cardiovascular a las mujeres antes de la menopausia.

Algunas investigaciones anteriores también encontraron que las personas con una circunferencia de cadera más grande tienen un menor riesgo de ataque cardíaco y un estudio de 2020 informó que la circunferencia grande del muslo puede estar relacionada con una presión arterial más baja y un riesgo reducido de enfermedad cardíaca en personas con obesidad.