¡No tires los restos del café! Puedes usarlos como abono

Quienes estamos aficionados a tomar café todos los días, solemos usar café molido y al limpiar la cafetera tenemos la costumbre de tirar los desechos. Es un hábito que tenemos que cambiar lo antes posible. Los residuos y desechos del café, conocidos como posos, se pueden usar como abono para plantas, entre otros usos.

Según National Geographic, tras un reciente estudio realizado en Costa Rica, los residuos del café mejoran el terreno. Para el estudio, se dividió un terreno deforestado en dos parcelas, en una añadieron posos y en la otra no.

Tras dos años de estudio, se demostró que el uso de esos desechos regeneró el terreno deforestado y aquellos árboles que crecieron en la parcela tratada con residuos de café crecieron hasta 4 veces más que la parcela en la que no se usaron los posos.

También, al tratarse de un estudio de dos años de duración, pudieron determinar que la pulpa del café ayudó a los árboles a crecer más rápido de lo habitual. Al hacer una muestra del suelo, se descubrió que era rico en nutrientes y que se eliminaron los pastos invasores.

Los posos de café, el superalimento para nuestras plantas

Un poso de café antes de ser tirado a la basura

Entonces, en base a este descubrimiento, podemos recoger los posos diarios y guardarlos en un tupper o en algún recipiente y usarlos en nuestro huerto urbano o en las plantas que decoran nuestra casa.

Se recomienda mezclarlo con otro compostaje orgánico como pueden ser cascaras de frutas y verduras, cascaras de huevos y demás. Pero advertimos que el proceso de compostaje es algo lento, maloliente y poco higiénico.

El proceso de compostaje, a grandes rasgos es acumular esa «basura» orgánica en un contenedor durante semanas hasta que se descompone y podemos mezclarlo con tierra o abono. Para acelerar el proceso podemos utilizar una destructora de comida o triturar esos restos orgánicos.

Ya sabemos que eliminar esos desechos de la basura orgánica es bueno para las plantas y para el planeta, ya que reducimos la cantidad de desechos que enviamos a los basureros.