La clave de un deportista de élite está en el metabolismo del hierro

Una variación genética relacionada con la absorción del hierro es lo que podría determinar quiénes podemos ser deportistas de élite y quienes nos quedamos corriendo por el parque entre abuelitos. No hay nada de malo en esto último, solo que si hacemos un sobreesfuerzo nos lesionaremos más que otros deportistas con «mejor genética».

El estudio se ha llevado a cabo en la Universidad de Toronto, y ha sido publicado por Ahmed El-Sohemy, Profesor en Ciencias de la Nutrición. En esta investigación sacó a la luz una pequeña variación genética que se encarga de regular el metabolismo del hierro en el organismo, y ésta puede mejorar el rendimiento de los deportistas.

Cogieron a 100 individuos de diferentes modalidades deportivas y monitorizaron la rapidez con la que pedaleaban una distancia de 10 km mientras iban registrando su capacidad aeróbica.

Al finalizar el experimento, los investigadores se dieron cuenta de que aquellos participantes (todos eran deportistas profesionales) con un riesgo genético de sobrecarga de hierro rindieron alrededor de un 8% más que los deportistas que disponían de un riesgo bajo.

Un hombre montado en una bicicleta estática

A su vez, los datos decían que los deportistas que tenían más riesgo de sobrecarga de hierro, tenían mayor capacidad pulmonar, de ahí que pudieran pedalear 1,3% más rápido que el resto.

De los 100 participantes, solo 11 tenían riesgo de sobrecarga de hierro, pero aun así los resultados se consideran concluyentes y los investigadores llegaron a la conclusión de que hierro favorece el rendimiento de resistencia en deportistas. Esto confirma que este mineral favorece el transporte de oxígeno y que aquellas personas con riesgo de sobrecarga envían más oxígeno a los músculos.

Todo esto se debe a que existe una relación entre la variación genética y los atletas de élite. Los resultados del estudio ayudarán a los deportistas del futuro a controlar la ingesta de hierro para mejorar su rendimiento.

Lo importante, antes de tomar suplementos de hierro, es realizar un análisis y ver si tenemos un riesgo genético alto o no. Y mucho cuidado con tomar demasiado hierro, ya que nos podemos provocar hemocromatosis y eso causa daño en órganos y articulaciones.