Seamos o no amantes del vino tinto, según este último estudio, una copa al día puede ayudarnos a prevenir el acné. No recomendamos crear mascarillas caseras de vino tinto, ya que el resultado puede ser contraproducente en algunos casos por reacciones alérgicas, rojeces, picores, más granitos, etc.

En el mundo hay millones de personas que sufren cada día el acné y eso produce un efecto psicosocial, da igual si tenemos 10, 30 o 40 años. Esta enfermedad es provocada por bacterias que inflaman e infectan los poros, y a eso se le llama foliculitis.

El acné es algo que nos acompaña en la vida, en algunos casos son solo etapas como la adolescencia y en otros casos puede ser para siempre. Si no podemos remedio, un acné pronunciado puede dejar marcas en la piel para siempre. Es importante ponernos en manos de un buen dermatólogo para acabar con este problema.

Si nuestro caso es solo acné puntual como, por ejemplo, con la menstruación, por lametones de perro, sudor, mascarilla, ropa, etc. se recomienda hacer una correcta y profunda limpieza de nuestro rostro todos los días, cambiar la funda de la almohada muy a menudo, evitar comidas grasientas, no tocarnos la cara con las manos sucias, entre otras.

Una copa de vino tinto acompañando a un menú de restaurante

Volviendo al vino tinto, este estudio asegura que resveratrol, un antioxidante de las uvas, se mantiene en el vino tinto y actúa como barrera que impide la formación y crecimiento de las bacterias causantes del acné.

Los investigadores de la Universidad de UCLA descubrieron que si el resveratrol se usaba en combinación con el peróxido de benzoilo (común en tratamientos anti acné), aumentaban los resultados positivos de los medicamentos. Ambos componentes mataban a las bacterias causantes del acné.

Beber vino tinto ahora cobra un nuevo sentido, aunque ya de por sí el vino es beneficioso para la salud, siempre y cuando sea en cantidades controladas. Entre los beneficios del vino se encuentra la detención de los radicales libres gracias a los antioxidantes, mejora la salud del cerebro, ayuda a bajar de peso, protege el corazón, reduce el riesgo de cáncer, previene enfermedades pulmonares, etc.

Con el estudio en la mano, los investigadores tienen esperanzas de que se creen tratamientos con antioxidantes como el resveratrol, para combatir los granos en la cara y en el cuerpo.