El colesterol bueno podría ayudar a predecir los infartos

Un nuevo estudio indica que las partículas de HDL, también conocido como colesterol bueno, podrían tener información clave sobre las probabilidades de sufrir accidentes cardiovasculares. No es ninguna broma, y ayudaría bastante a la comunidad científica y médica de todo el mundo.

De momento la investigación se ha realizado en un grupo cerrado, pero sería interesante ver si la investigación avanza y se confirma el descubrimiento también en grupos de población más amplios. Lo suyo sería crear una prueba clínica para ayudar a mejorar la predicción de riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares.

En este estudio, publicado en Science Daily, se reunieron 680 adultos con una edad media de 59 años, y donde el 70% eran hombres. En el momento de la inscripción todos estaban sanos y a lo largo del estudio se analizaron las partículas de HDL de 340 personas que sufrieron un ataque cardíaco.

Esas personas se emparejaron con otro grupo de 340 personas de la misma edad, género, tabaquismo y niveles de HDL, pero que no presentaron ningún problema cardiovascular ni habían sufrido ningún accidente.

La capacidad antiinflamatoria de las partículas HDL, sería la clave

Un hombre con dolor de pecho

Entre las pruebas que se les realizó al momento de la inscripción, estaba la medición de la capacidad de las partículas de HDL aisladas para reducir la respuesta inflamatoria del tejido endotelial que recubren los vasos sanguíneos.

A su vez, los investigadores también midieron la proteína C reactiva. Se trata de una sustancia que aumenta cuando el cuerpo está inflamado.

Lo que se descubrió fue que la capacidad antiinflamatoria del tejido endotelial fue mayor en personas sanas. También se constató que al aumentar la capacidad antinflamatoria de las partículas HDL en las células endoteliales, los participantes tenían menos probabilidades de sufrir accidentes cardiovasculares.

Otra conclusión interesante fue que la capacidad antiinflamatoria de las HDL fue mayor en mujeres que en hombres. Y, por último, se amplió la predicción de accidente cardiovascular al agregar la capacidad antinflamatoria de las partículas HDL al puntaje de riesgo de Framingham.