Los aerosoles de orina y heces permanecen en el aire hasta 20 segundos

Si te angustia ir a servicios públicos cuando no aguantas más las ganas, presta atención a lo que puede flotar en el aire. Las diminutas gotas que pueden albergar pequeños trozos de orina, heces, vómitos y virus flotan en el aire a la altura de la boca después de tirar de la cadena del váter, advierte un nuevo estudio.

Se muestra que decenas de miles de partículas son arrojadas al aire por una descarga y pueden elevarse varios metros por encima del suelo. Se observaron gotas flotando alrededor de 1’5 metros en el aire durante más de 20 segundos, y los investigadores señalaron que esto representa un riesgo de inhalación.

Las gotas pequeñas y los aerosoles son tan ligeros que pueden flotar en el aire en pequeñas corrientes de aire antes de asentarse en una superficie. Los científicos dicen que también pueden actuar como vectores de enfermedades. El SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, por ejemplo, se ha encontrado vivo en las heces humanas. Por lo tanto, advierten que las partículas impulsadas por el flujo de las heces de una persona infectada podrían flotar en el aire, ser absorbidas por un transeúnte e infectar.

Bajar la tapa del inodoro puede reducir los aerosoles en el ambiente

Los científicos evaluaron cómo se comportan las gotas que varían en tamaño de 0’3 micrones a 3 micrones después de una descarga en un inodoro, un inodoro con la tapa bajada y un urinario.

El Dr. Siddhartha Verma, coautor del estudio en la Florida Atlantic University, dijo: “tanto el inodoro como el urinario generaron grandes cantidades de gotas de menos de 3 micrómetros de tamaño, lo que representa un riesgo de transmisión significativo si contienen microorganismos infecciosos. Debido a su pequeño tamaño, estas gotas pueden permanecer suspendidas durante mucho tiempo«.

imagen de un estudio de aerosoles en baños publicos

Imagen: Florida Atlantic University

Los científicos tiraron de la cisterna más de 100 veces y midieron las gotas con un contador de partículas colocado a varias alturas. El inodoro y el urinario se descargaron manualmente cinco veces después de 30, 90, 150, 210 y 270 segundos, con el botón de descarga presionada durante cinco segundos.

Se detectaron gotas a alturas de hasta 1’5 metros durante 20 segundos o más después de la descarga, y este número disminuyó cuando la tapa estaba bajada, pero no mucho. Después de una descarga hubo un aumento del 69,5 por ciento en el número de partículas con un tamaño de 0,3 a 0,5 micrómetros. Hubo un incremento más extremo, del 209 por ciento, para las partículas con un tamaño de 0,5 a 1 micrómetro, y un aumento del 50 por ciento para las partículas con un tamaño de 1 a 3 micrómetros.

Descubrieron también que el 57 por ciento de las partículas se expulsan del urinario, donde pueden golpear el muslo de una persona en menos de seis segundos.

Los aerosoles más pequeños presentan un riesgo de transmisión porque son tan ligeros que pueden flotar y permanecer en el aire durante largos períodos de tiempo. Las corrientes de aire y los vórtices diminutos producidos por las personas que entran y salen pueden patearlos continuamente más alto, como jugar a la pelota con un globo que cae lentamente.

Llevar mascarilla reduce el riesgo de ingerirlos

Pero las gotas más grandes y voluminosas también son un riesgo porque, aunque caen al suelo antes, pueden asentarse en las superficies y proteger a un patógeno durante varias horas. Si una persona entrara en contacto inadvertidamente con esta gota, el agente infeccioso podría entrar en su cuerpo.

Las gotitas en aerosol desempeñan un papel central en la transmisión de diversas enfermedades infecciosas, incluido el COVID-19, y esta última investigación de nuestro equipo de científicos proporciona evidencia adicional para respaldar el riesgo de transmisión de infecciones en espacios confinados y mal ventilados», dijo la Dra. Stella Batalama, coautora del estudio de la Florida Atlantic University.

El estudio, publicado en la revista Physics of Fluids, se basa en investigaciones anteriores que también expusieron la amenaza antihigiénica que representan los inodoros. Los investigadores propusieron en ese momento que las personas debían usar mascarillas cuando usaran baños públicos para evitar respirar partículas.

¡Sé el primero en comentar!