Si cocinar al horno te parece una excelente idea pero tus platos quedan secos, tal vez te sirvan los trucos que te contamos a continuación. Mejora tus recetas y crea platos deliciosos con algunos tips. De este modo no solo serán saludables, sino que estarán plagados de sabor y con un aspecto muy apetecible.

Cuidar la alimentación y que, además de saludable, apetecible y sabrosa, parece cosa de magia. No obstante, nada más lejos de la realidad. Hoy en día, por suerte, se tiene una gran conciencia acerca de la importancia de un estilo de vida saludable y, en consecuencia, disponemos de infinitas opciones para cuidarnos. Aquellas dietas plagadas de restricciones quedaron muy atrás.

Existen algunas formas de cocinar que pueden resultar más saludables que otras, ya que permiten conservar los nutrientes de los alimentos manteniendo el sabor. Cocinar al vapor, por ejemplo, es la forma más “limpia” de hacerlo. Sin embargo, cocinar al horno, no se queda atrás.

Consejos para cocinar al horno de forma saludable

Si vas a hacer carne al horno y generalmente queda seca, no tienes por qué añadir aceite por encima de la ración recomendada. Una excelente y sabrosa idea, es empapar la pieza con caldo vegetal. Tápala posteriormente con papel de aluminio y observa cómo queda jugosa y deliciosa.

Te recomendamos que cocines a baja temperatura. En cuanto mayor sea la temperatura, mayor será la pérdida de nutrientes. Por ello, planéalo con antelación y sé paciente en la cocina.

Para conseguir que la carne quede jugosa por dentro, y mantenga los nutrientes en su lugar, puedes optar por sellarla primero. De esta manera, queda una capa más crujiente que sirve de protección ante el escape de nutrientes del interior.

Si incluyes alimentos ricos en agua y los añades en la bandeja sobre la carne, estos irán soltando su jugo sobre la pieza, aportándole sabor y evitando que quede seca. Si todavía no habías probado este truco, no esperes más. El resultado es muy bueno.

Otra manera de mantener los nutrientes intactos, es cocinar las piezas enteras. Ya sea pescado, carne o verduras, no las cortes antes de cocinarlas. Introdúcelas enteras y verás cómo están muy deliciosas y resultan súper saludables.

Como puedes observar, cocinar de una manera saludable y limpia, pasa por hacer pequeños gestos que no te llevan ningún esfuerzo, ni pérdida de tiempo.