El verano es, sin duda, la estación favorita de muchos. Es la excusa perfecta para desconectar de todo y disfrutar del ocio y la naturaleza sin remordimientos. Muchos tienen más tiempo libre y gozan de unas vacaciones muy deseadas. No obstante, la época estival suele conllevar cierto descontrol en varios aspectos. Recupérate de los excesos del verano y retoma tu rutina saludable.

Dejarse llevar por la emoción del verano está más que justificado. Todos necesitamos disponer de un tiempo de desconexión con el que poder dejar, mínimamente, a un lado las obligaciones de la vida cotidiana. El verano invita a pasar más tiempo de ocio y a dejarse llevar por algunos antojillos, no siempre saludables. Ya estás de vuelta a la rutina y toca reorganizar tu vida. Así que, analiza tus excesos y coge de nuevo las riendas de tu vida.

Recupérate de los excesos del verano

¿Mucho ocio?

Seguro que tu vida social se ha incrementado en gran medida en los meses de verano. Muchos planes de playa, terraza, fiestas y encuentros. Debes saber que estos forman parte de una vida activa y saludable. Sin embargo, en ocasiones, pueden conllevar una reducción del descanso, un incremento de ingestas poco saludables o el abandono de la actividad deportiva. Es hora de retomar la rutina y saber organizar tu tiempo de trabajo y de ocio con orden y responsabilidad.

¿Qué ha pasado con tu dieta?

Seguro que, aunque normalmente estés muy concienciado de la importancia de una alimentación saludable, las vacaciones te han puesto en más de un apuro alimentario. Te has dejado llevar por el momento y te has pasado con los mojitos, las cervezas o los aperitivos de bares y chiringuitos. Si es así no tienes de qué preocuparte, obsesionarse no es bueno. No obstante, es el momento de retomar tu dieta variada y devolver a tu organismo el equilibrio que tanto necesita para funcionar correctamente.

¿Demasiado reposo?

Vale que descansar es necesario. Sin embargo, si has estado horas y horas tirado en el sofá viendo series y cotilleando las redes sociales con la excusa de que es verano, tal vez sea hora de ponerte las pilas, ¿no crees? Tu cuerpo y mente necesitan que realices ejercicio físico con frecuencia para estar sanos y rendir con éxito. De este modo, retoma tu rutina de entrenamiento y sé paciente si al principio te cuesta volver a tu condición física habitual.

¿Sol, sol y más sol?

Si te has pasado el verano en el sol, te has bañado en playas y piscinas y has andado descalzo, seguro que tu cuerpo necesita una serie de cuidados para devolverle su estado saludable. Recuerda incluir al menos una vez a la semana un rutina de cuidados corporales que incluya la recuperación de tu piel, cabello, uñas…

Consulta nuestro post sobre cómo perder peso tras las vacaciones