Con la llegada del verano, pasar horas bajo el sol se convierte en una rutina muy frecuente. Y es que lograr un bronceado bonito es el deseo de la mayoría. Sin embargo, debemos tener en cuenta algunos factores para evitar ciertas consecuencias negativas. Si te sientes identificado, y eres de esas personas que se exponen al sol durando largas horas, deberías prestar atención a los siguientes tips para un bronceado seguro, además de bonito.

Exponernos al sol puede resultar positivo si se hace con prudencia y se es consciente de lo que puede acarrear. Si no lo hacemos con cuidado, podemos apreciar cómo aparecen manchas, arrugas o cambios de textura en nuestra piel. En casos más graves podemos sufrir quemaduras o, incluso, favorecer la aparición de melanomas y cáncer de piel. Y es que, aunque la exposición al sol puede resultar muy beneficiosa, hacerlo de una forma irresponsable puede tener serias consecuencias. Por ello, antes de pensar en la estética y en lo guapos que estaremos con ese tono tostado, es imprescindible priorizar siempre en el cuidado de la salud.

Tips para un bronceado bonito y seguro

Protección sola SIEMPRE

La idea de que utilizando protector solar no nos ponemos moreno, ya debería estar totalmente alejada de nuestras mentes. De hecho, no es una opción. Hay que utilizar protectores que cuiden nuestra piel y disminuyan el riesgo de sufrir consecuencias negativas causadas por la exposición al sol. Lograr un bronceado seguro y bonito es posible. La crema solar debe aplicarse unos 20 minutos antes de la exposición para que cumplan con el efecto esperado.

Ojo al horario

Entre las 11 y las 16 horas de la tarde es preferible no exponerse al sol, ya que es el momento en el que éste da con más fuerza. El resto del tiempo, aplica con frecuencia protector y date baños para refrescarte cada cierto tiempo.

Define tu tipo de piel

Saber qué tipo de piel tienes te puede ayudar mucho a la hora de optar por un producto de protección solar u otro. Por ello, si tienes dudas, acude a un especialista que te pueda orientar. Debes saber que existen varias texturas (crema, gel, mousse…) y unas pueden favorecerte más que otras.

No a la sobrexposición

Lo más adecuado es broncearse de una forma progresiva para lograr un tono uniforme y conseguir que la piel se mantenga sana. Es cierto que tras pasar un día entero en la playa tu piel puede parecer más bronceada, pero también es muy probable que, si no has tenido en cuenta los aspectos mencionados, tengas quemaduras. Tomar el sol en pequeñas dosis es lo idóneo.