Tener una buena capacidad aeróbica es esencial para cualquier deportista, ya que es la encargada de permitirnos entrenar más intenso y durante más tiempo. Pero existe otra razón por la que es importante esta capacidad: puede disminuir el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca, cáncer y otras enfermedades, según investigaciones que se han realizado en España.

En un estudio, que se presentó en el European Society of Cardiology’s EuroEcho-Imaging 2018, los investigadores analizaron a 12.615 voluntarios de entre 18 y 91 años con enfermedad coronaria conocida o sospechada. Los participantes realizaron una prueba de esfuerzo con ecocardiografía en una cinta de correr, donde caminaron o corrieron hasta llegar al agotamiento.
Los resultados de la prueba de esfuerzo se midieron en equivalentes metabólicos (MET) o gasto de energía en una actividad. Un MET es el equivalente a estar sentado tranquilamente, y seis o más MET es igual a realizar actividades intensas como correr o montar en bicicleta.

¿Qué prueba compone este test físico?

Para realizar la prueba de esfuerzo correctamente, los voluntarios tenían que lograr 10 MET. Es decir, poder subir tres o cuatro tramos de escaleras rápidamente sin detenerse. Cuatro tramos son el equivalente de 20 metros de distancia, a una inclinación del 30-35%. Así que una persona que sea capaz de subir esos tramos en 45-55 segundos, podría alcanzar 10 MET.

Después, los investigadores dividieron a los voluntarios en dos grupos: los que alcanzaron 10 o más MET fueron denominados con «buena capacidad funcional«, y los que no pudieron llegar a 10 MET fueron etiquetados con «mala capacidad funcional«.

Se realizó un seguimiento a todos durante cinco años después, y los científicos encontraron que aquellos del grupo con una aptitud funcional deficiente tenían más probabilidades de morir por enfermedades cardiovasculares, cáncer u otras enfermedades. De hecho, las personas con mala forma física tenían tres veces más probabilidades de morir por enfermedad cardiovascular y casi el doble de probabilidades de morir por cáncer durante esos cinco años.

Cuanto más en forma estaban los participantes durante la prueba, más protección parecían tener. Cada MET alcanzado después de esa marca de 10, se asoció con un riesgo 9%, 9% y 4% menos respectivamente en cada tipo de enfermedad. Por lo que estar en buena forma física siempre tendrá un efecto positivo sobre la presión arterial, lípidos y sistema cardiovascular. Además, se reduce la inflamación.

No dudes en seguir registrando metas deportivas, tanto de distancia, intervalos o tiempo. Mantenernos activos reduce el riesgo de morir pronto por cáncer o problemas cardiovasculares. Te animo a probar el test físico de subir las escaleras, ¿estarás tan en forma como crees?