Fumar no trae ningún beneficio a nuestro organismo, dando igual si es tabaco, cachimba o puro. En el caso de los cigarrillos de tabaco, se ha comprobado que fumarlos con regularidad afecta directamente en los músculos, sobre todo en los de las piernas. Esto se debe a que el tabaco reduce el número de vasos sanguíneos y restringe los nutrientes y el oxígeno que deben recibir.
Ha sido Universidad de California San Diego (Estados Unidos), junto con la Universidad Federal de Río de Janeiro (Brasil) y la Universidad Kochi (Japón) las que han elaborado este estudio.

Ellen Breen, una de las investigadoras principales del estudio aseguró que “es vitalmente importante que les mostremos a las personas que el uso de cigarrillos de tabaco tiene consecuencias dañinas en todo el cuerpo, incluyendo grandes grupos de músculos necesarios para el diario vivir“. Además considera que las conclusiones del análisis son interesantes para crear estrategias que ayuden a detener el daño que provocan los componentes del cigarrillo.

El humo afecta al sistema respiratorio y a los músculos

La investigación se realizó con ratones de laboratorio que se sometieron al humo del tabaco durante ocho semanas. Se dieron cuenta de que las piernas eran unas de las zonas más afectadas por el consumo de humo. Los expertos se dieron cuenta de que el humo reduce la capilaridad de las fibras musculares, derivando en una “función micotondrial pobre” y afectando en las contracción musculares.

Es por eso que muchos deportistas fumadores se sienten mucho más fatigados al terminar de entrenar. Tanto la falta de oxígeno como de nutrientes impacta directamente en el metabolismo y en nuestra actividad. Estaríamos hablando de que puede repercutir en el aumento del riesgo de padecer enfermedades crónicas, como la diabetes o enfermedad pulmonar crónica.

El estudio no fue capaz de identificar cuáles de las 4.000 sustancias químicas que presenta el humo del cigarrillo provoca el daño muscular. No obstante, Ellen Breen propone que se siga investigando sobre este problema y quiere que se identifiquen los diferentes componentes químicos para “profundizar en el conocimiento del proceso por el que los vasos sanguíneos se reducen”.

Como puedes ver, el tabaco no aporta nada bueno a nuestra salud. No importa si eres deportista o no, el humo de los cigarrillos daña directamente tu organismo.