Cuando sufrimos una lesión importante, lo primero que queremos es aumentar la capacidad de recuperación muscular para volver a nuestros entrenamientos cuanto antes. La alimentación es sumamente importante, aunque existen ciertos suplementos que pueden favorecer a esa recuperación. Un reciente estudio, publicado en el FASEB Journal, sugiere que la suplementación de Omega-3 puede evitar la pérdida muscular cuando tienes que parar temporalmente tu rutina de entrenamiento.

¿Cómo influye el Omega-3 en la recuperación muscular?

En el estudio participaron 20 mujeres jóvenes sanas, y se dividieron en dos grupos: un grupo tomó una dosis diaria de 5 gramos de suplemento de Omega-3 y el grupo de control tomó la misma cantidad de un suplemento de aceite de girasol .

Después de tomar el suplemento durante cuatro semanas, las voluntarias tuvieron una de sus piernas inmovilizadas durante dos semanas mientras usaban una ortesis de rodilla. En estas dos semanas, no pudieron hacer ejercicio y solo se les permitió realizar alguna actividad física diaria normal, como caminar. Era una imitación bastante similar a cómo funciona nuestro cuerpo cuando estamos lesionado y tenemos que abandonar nuestros entrenamientos temporalmente.

Después este período de inmovilización, las voluntarias volvieron a su actividad diaria y ejercicios normales en un período de recuperación de dos semanas.

Cuando los científicos midieron el tamaño y la masa muscular después, descubrieron que la suplementación con Omega-3 era eficaz para reducir la pérdida muscular cuando estaban en reposo temporal. El suplemento redujo la tasa de pérdida muscular durante el período de inmovilización, en comparación con las personas que tomaron un suplemento con aceite de girasol.

El Omega-3 puede aumentar la síntesis de proteína

Las voluntarias que tomaron el suplemento de aceite de girasol, obtuvieron una disminución de la masa magra de la pierna en un 6% al final del estudio; en cambio, los participantes que tomaron Omega-3 no tuvieron ningún cambio significativo durante el período de inmovilización o recuperación. Además, este último grupo aumentó su volumen muscular y recuperó completamente su masa, mientras que el grupo de control no lo hizo.

El autor del estudio dice que este hecho puede deberse a que los suplementos de Omega-3 aumentan la tasa de síntesis de proteínas musculares. Es decir, este ácido graso esencial ayuda a producir proteínas para ayudar al cuerpo a construir y reparar los músculos.

Por desgracia, los investigadores aún no tienen la cantidad ideal de aceite de pescado u Omega-3 que necesitamos consumir para ayudar a la recuperación muscular. Lo ideal es mantener una buena ingesta mediante la alimentación, comiendo salmón o semillas de lino. Asimismo, este ácido graso no es solamente saludable para aumentar la recuperación muscular, sino que también es esencial para gozar de una buena salud del corazón, pulmones y articulaciones, además de estimular el sistema inmunológico.