Todos tenemos semanas en las que nos vemos afectados por viajes largos o plazos de trabajos a los que llegamos con mucho retraso. El estrés, los cambios de horario y la falta de horas para dormir provocan que no tengamos un descanso adecuado; por lo que al llegar el fin de semana nos motivamos apagando la alarma y durmiendo hasta que el cuerpo aguante. Parece que este inofensivo hábito de intentar «recuperar» el sueño perdido podría no ser tan saludable para la salud. Un reciente estudio asegura que variar tus horas de sueño pueden ponen en riesgo muchas anomalías metabólicas.

¿Cómo afectan los hábitos de descanso en tu metabolismo?

Para la investigación, los científicos contaron con 2.000 voluntarios. Querían comprobar si las personas con sueño irregular tenían más probabilidades de tener síndrome metabólico; esto es un conjunto de afecciones que incluyen una presión arterial alta, colesterol elevado, obesidad central y alto nivel de azúcar en la sangre. Es decir, variables que aumentan el riesgo de apoplejía , infarto y diabetes tipo II. Además, reclutaron a 900 personas sanas para realizarles un seguimiento durante seis años y ver si las personas con sueño irregular tenían más probabilidades de desarrollar una enfermedad.

Los investigadores midieron el sueño durante siete días para calcular una media de cuánto varía el sueño del descanso promedio. Por ejemplo, si una persona tenía una duración de sueño de siete horas a lo largo de una semana, tener una variabilidad de una hora en la duración del sueño significa que la media de su sueño por noche sería una hora más elevada. Es decir, esto podría significar que durmieron seis horas la mitad de las noches y ocho la otra mitad. Lo mismo se aplica al tiempo de inicio del sueño, que es el instante en el que una persona realmente se queda dormida.

Cuando analizaron los datos del primer grupo, los científicos descubrieron que las personas que tenían una variabilidad de entre una hora y una hora y media en la duración del sueño, tenían un 27% más de probabilidades de tener síndrome metabólico que aquellas con una variabilidad del sueño de menos de una hora.
Al igual sucedió con el segundo grupo. Por cada aumento de una hora en la variabilidad del sueño, los participantes tenían un 27% más de probabilidades de desarrollar síndrome metabólico durante el estudio. También encontraron un aumento del riesgo del 23% con una variabilidad de una hora en el momento en que se quedaron dormidos.

Tener el sueño irregular es un problema para tu salud

Las personas que tienen unos patrones de sueño irregulares también tenían más probabilidades de tener o desarrollar cuatro o cinco de estas anomalías metabólicas: colesterol HDL más bajo (bueno) y mayor circunferencia de la cintura, presión arterial alta, triglicéridos elevados y niveles de glucosa en ayunas.

Pero, ¿por qué el sueño puede hacer que tus procesos metabólicos se descontrolen? Todo se debe a que la mayoría de los procesos metabólicos tienen ritmos circadianos, y estos funcionan de manera diferente cuando estás dormido o despierto. El cuerpo necesita seguir su reloj biológico para tener un funcionamiento normal.

«Dormir con regularidad también pondría otros comportamientos en orden, como cuándo desayunar, cuándo trabajar, hacer ejercicio y relajarse, comer snacks por la noche, etc.«, dijo el autor del estudio. «El sueño podría influir en la salud metabólica influyendo en estos comportamientos«.