Cocinar al vapor es una excelente alternativa para comer de forma saludable. Es una manera ideal de comer ligero y, además, es la mejor técnica para conservar los nutrientes de los alimentos. Si aún no lo has probado, deberías ponerte a ello. Aprende a cocinar de forma saludable, ligera y nutritiva de cocinar.

¿Cómo se cocina al vapor?

Utilizar la técnica al vapor, trata de cocinar los alimentos mediante el vapor que desprende el agua en ebullición. El alimento en cuestión, no debe llegar a tocar el líquido, por lo que debe estar sujeto por encima de éste. Para ello, podemos poner los alimentos en un bol perforado, sobre la olla que contiene el agua hirviendo. Así, se van cociendo los alimentos poco a poco, permitiendo la conservación de sus nutrientes.

Ventajas de cocinar al vapor

Sin grasa

Para cocinar los alimentos bajo este método, no es necesario añadir aceite, como en el caso de la plancha o cualquier otra alternativa. Por este motivo, no se añaden más calorías que las propias del alimento. Este hecho, lo convierte en un básico en cualquier tipo de dietas de pérdida de peso.

Facilidad en el procedimiento

Cuando cocinamos a la plancha o en la sartén, siempre tenemos que estar observando cómo va el proceso para dar la vuelta a la carne, pescado, o evitar que algunas verduras se quemen. La facilidad con la que se cocina al vapor es otra de sus grandes ventajas. Simplemente hay que depositar el recipiente sobre la olla con agua hirviendo, tapar, y dejarlo el tiempo requerido. Más fácil, ¡imposible!

verdura al vapor

Conserva el sabor

Tal vez te resistas a probar este recurso porque no te fíes de la conservación de su sabor. Y es que, si algo es cierto, es que debemos disfrutar de la comida que ingerimos. Pues tranquilo, porque la buena noticia es que el sabor es excelente. En el caso de las verduras, por ejemplo, basta con añadir un chorrito de aceite de oliva virgen extra y listo. Sabor inigualable, sencillo, ligero y saludable.

No sufras por tus digestiones

Cuando ingerimos productos copiosos o fritos, estamos haciendo que nuestro sistema digestivo deba trabajar más para hacer correctamente su función. Cocinando al vapor, los alimentos, además de ligeros y sin calorías añadidas, quedan suaves y blanditos. Lo que logramos con esto, es ayudar a nuestro aparato digestivo a hacer su trabajo con una mayor facilidad.

Ayuda a tu cuerpo a funcionar y empieza a introducir la cocina al vapor en tus rutinas.