Llevar una alimentación saludable y equilibrada la mayor parte del tiempo es algo difícil de conseguir, hasta que lo consideras un hábito. Para llegar a este punto, muchas personas se decantan por el famoso cheat meal, o comida trampa, en la que pueden saciar sus antojos sin remordimientos. Además, siempre existen ocasiones especiales o días festivos en los que dejas a un lado tu contador de calorías. Pero, ¿te has planteado lo que sucede en tu cuerpo cuando ingieres 1.000 calorías adicionales?

Según un reciente estudio, publicado en el American Journal of Physiology — Endocrinology and Metabolism, podría no ser tan bueno como parece. Ingerir un exceso de calorías en un corto período de tiempo puede ser más un problema para tu cuerpo que un «tropiezo» en tu lucha por la pérdida de peso.

¿Qué suponen 1.000 calorías?

Para llegar a esa conclusión, los investigadores de la Universidad Deakin en Australia pusieron a prueba la alimentación de los jóvenes. Contaron con la participación de ocho jóvenes sanos, con una edad media de 22 años, y los sometieron a dietas ricas en calorías durante dos períodos de tiempo diferentes: cinco días (puntuales), y 28 días para que emulasen la sobrealimentación crónica a largo plazo.

En cada período de tiempo se consumió aproximadamente 1.000 calorías más al día, siendo gran parte del exceso comida ultraprocesada como patatas fritas, chocolate y bebidas ricas en calorías. Eran cosas que normalmente consumían y se incrementó en un 46% más de lo habitual. Su peso, la masa grasa, el azúcar en la sangre y los niveles de insulina se midieron antes de que comenzara el período de investigación, al igual que después de cada período.

En el grupo que solo lo hizo durante cinco días, aumentó la grasa visceral en un 14%. Recordamos que este tipo de grasa es dañina y se acumula alrededor de los órganos abdominales. En otros parámetros, el atracón de 5 días no tuvo mayor repercusión. De hecho, no hubo diferencia notoria en el peso total o la masa grasa.
En cambio, el grupo que se alimentó con 1.000 calorías más durante 28 días obtuvo resultados muy diferentes. Su masa grasa aumentó en casi 1’5 kilos.

¿Es cierto que acelera el metabolismo?

Existe el rumor de que ingerir un exceso de calorías (de manera puntual) acelera el metabolismo. Por eso, hay personas que defienden que pueden mejorar su objetivo realizando este pequeño «truco». Los investigadores observaron que el cuerpo hace frente a ese mayor consumo de calorías haciendo que el metabolismo consuma de mejor manera los carbohidratos. En realidad, esto va en contra de lo que los investigadores querían defender, que era que comer demasiado a corto plazo perjudicaría primero el hígado y luego los músculos. Pero al usar nuestro organismo los hidratos se evita eso, así que podríamos estar ante un beneficio a corto plazo, según uno de sus autores.

Esa adaptación que realiza el organismo puede ayudar a determinar cómo tu cuerpo se maneja con el azúcar en la sangre, y explicaría el por qué los participantes no tuvieron cambios en los niveles de azúcar en la sangre (en ayunas) después de cinco días comiendo alimentos ultraprocesados. No obstante, este «beneficio» parece no funcionar a largo plazo. El nivel de azúcar en la sangre en ayunas fue ligeramente superior después de ese período de 28 días.

El estudio, como habéis podido comprobar, tiene sus limitaciones. Lo primero de todo es el tamaño de la muestra, que es demasiado pequeño y que solo se realiza en chicos jóvenes. Además, las condiciones previas al atracón estaban muy controladas: los participantes se habían abstenido de hacer ejercicio y beber alcohol 48 horas antes, y habían consumido una dieta específica el día anterior que contenía 55% de carbohidratos, 30% de grasa y 15% de proteínas.

¿Por qué reacciona así tu organismo?

Desde una visión evolutiva, nuestro cuerpo actúa así porque se prepara para el próximo período de «hambruna». Es muy inteligente y es capaz de generar cambios en el consumo de energía, basados en las necesidades a corto plazo. Pero cuando esos 5 días se convierten en un hábitos de semanas o meses, los problemas comienzan a aparecer. Se crea una mayor resistencia a la insulina, que aparece cuando tu cuerpo no puede absorber fácilmente el azúcar en la sangre, elevando los niveles y aumentando tus posibilidades de prediabetes o diabetes.

Se necesita hacer más investigación, sobre todo en personas con diferentes edades, además de en mujeres. «No estamos abogando por que el atracón controlado esté bien. Pero desde una perspectiva de salud, el exceso a corto plazo, como en festivales o días especiales, puede ser soportado por el cuerpo sin efectos a largo plazo«, comentó uno de los autores del estudio.