A finales de 2017 se inició un estudio clínico observacional, realizado por la Universidad de Standford y con el patrocinio de Apple. El Apple Heart Study quería determinar la utilidad real del Apple Watch para detectar anomalías cardíacas. ¿De verdad puede un reloj alertar de un peligro con solo registrar la frecuencia en condiciones normales del día a día? Además, se quiso valorar la posibilidad de usar esta información para avisar a médicos e investigadores de algún hallazgo.

Para este estudio, Apple propuso a disposición el sistema operativo watchOS 4. La investigación se inició en noviembre de 2017, y contó con la participación de más de 419.000 voluntarios que ofrecieron sus datos de registro del ritmo cardíaco con el fin de identificar fibrilación auricular, un signo que permanece oculto en muchas personas porque puede ser no mostrar síntomas pero puede provocar accidentes cerebrovasculares.

Los investigadores pidieron que cada participante tuviera un Apple Watch (de las series 1, 2 o 3) y un iPhone. El Apple Watch más reciente (series 4) no fue el que se utilizó en este estudio, por lo que solo se empleó la función de registrar el ritmo cardíaco mediante el sensor de leds. Cuando el software del reloj detectaba un pulso irregular, el usuario recibía una notificación y se le ofrecía hacer una consulta inmediata con un sistema de telemedicina que le ponía en contacto con un médico involucrado en el estudio.

¿Sirve para algo tu obsesión por mirar las pulsaciones?

En el estudio se observó que:

  • Tan solo el 0’5% de los participantes recibió notificaciones de pulso irregular. 

  • Las comparaciones entre el pulso irregular en el Apple Watch y el tomado mediante una electrocardiografía con parches, mostraron que el algoritmo de detección de pulso del reloj tiene un valor de acierto positivo del 71%.

  • En un 84% de las veces, los voluntarios que recibieron notificaciones de pulso irregular cuando se encontraban experimentando una fibrilación auricular durante la notificación.

  • Se encontró que un tercio (34%) de los participantes fueron notificados de pulso irregular y dispusieron de control de ECG, tuvieron un episodio detectable de fibrilación auricular hasta una semana después. 
  • El 57% de los participantes que recibieron notificaciones de pulso irregular solicitaron atención médica por su cuenta.

¿Qué conclusión se obtuvo?

Los investigadores del estudio consideran que este tipo de tecnología innovadora puede tener un papel importante en la creación de una atención sanitaria más predictiva y preventiva. «La fibrilación auricular es solo el comienzo, ya que este estudio abre la puerta a una mayor investigación sobre las tecnologías de uso personal, y cómo podrían usarse para prevenir enfermedades incluso antes de que se produzcan, lo que es un objetivo esencial de la medicina de precisión«.

Es decir, el Apple Watch puede detectar un latido cardíaco irregular sospechoso al menos de manera ocasional, pero que se necesitan más estudios que confirmen que este tipo de wearables pueden detectar problemas cardíacos en toda la población. 

«Creemos que este estudio proporciona pruebas muy alentadoras de que un dispositivo, el Apple Watch, se puede usar para detectar la fibrilación auricular e informar a las personas cuando se hace necesario una monitorización complementaria o pruebas adicionales«, dijo uno de los investigadores de la Universidad de Stanford.