Cuando empiezan a subir las temperaturas, el sol brilla y el verano se intuye cada vez más cerca, hay dos opciones. Por un lado, están quienes practican deporte con más intensidad al aire libre ya que resulta más apetecible y se observa un mayor ambiente. Por otro lado, están quienes cambian el entrenamiento por una terracita al sol. ¿A qué grupo perteneces?

Aquellos que siguen practicando deporte a pesar del calor

Si perteneces al primer grupo, debes saber que estás haciendo lo correcto. Y es que siempre existe la posibilidad de variar nuestro entrenamiento, en función de las distintas circunstancias. Ha personas a quienes no les sienta bien practicar ejercicio al aire libre en momentos de mucho calor. Sin embargo, en lugar de rendirse, deciden cambiar su rutina y optar por deportes como la natación, actividades como ciclo indoor y otras opciones más llevaderas.

Si practicas deporte al aire libre, notarás que poco a poco el verano se va intuyendo cada vez más. Por ello es importante que tengas presente adquirir ciertas precauciones:

  • Elige el momento adecuado para entrenar evitando las horas en las que el sol brilla con más intensidad. Lo más acertado sería elegir la primera hora de la mañana o la última de la tarde.
  • Mantente bien hidratado y lleva siempre contigo una botella de agua.
  • Opta por artículos como una gorra que proteja tu cabeza y utiliza gafas de sol.
  • Elige ropa fresquita que sea transpirable y te aporte una mayor comodidad en el entrenamiento.

Aquellos que no practican deporte con la llegada del calor

Todos podemos llegar a comprender que en algún momento, cambies tu día de entrenamiento por un encuentro con amigos en la terraza. Sin embargo, esta elección no debe darse como costumbre. Y es que, si la llegada del verano invita a ciertas actividades de disfrute, somos de los que pensamos que hay momentos para todo. Piensa en lo mucho que te has esforzado durante el invierno para lograr tus objetivos y cómo has conseguido permanecer activo a lo largo de la primavera. No dejes que la tentación del buen tiempo te frene y bloquee tus avances.

Muchos profesionales que trabajan en gimnasios, aseguran que cada vez hay menos gente en las salas coincidiendo con los días de calor. ¡Y eso que seguimos en primavera! Imagina en verano…

Conclusión sobre la práctica de deporte y el calor

La capacidad de disciplina es importantísima en todo y también en el entrenamiento. Perseguir unos objetivos de cara al verano y, una vez conseguidos, estancarse es un error. Y no solo a nivel estético, también en lo referente a la salud. Así que te recomendamos que adaptes tus entrenamientos tanto como necesites. Baja la intensidad, toma todas las precauciones necesarias para practicar con seguridad y prueba nuevas actividades. Pero no dejes de lado los momentos de ejercicio físico diarios que tanto te benefician.