El boxeo se ha convertido en una de las actividades físicas más practicadas en el mundo fitness. A día de hoy, sigue siendo tendencia y se practica en gran cantidad de gimnasios y salas deportivas. Y es que son muchos los beneficios que aporta, siendo una de las disciplinas más completas a nivel muscular.

Si crees que el boxeo no es para ti, tranquilo, no hace falta que te subas al ring y empieces a recibir golpes. Hay muchas maneras de practicarlo inspiradas en el boxeo de contacto, sin necesidad de involucrar el combate. Golpear al saco y realizar los ejercicios que te indique tu entrenador te aportará infinidad de resultados a nivel físico y mental.

¿Qué notaré físicamente si practico boxeo?

Notarás cómo trabaja, prácticamente, la totalidad de tu musculatura de una forma dinámica. Los resultados son evidentes al poco tiempo en comparación a otras actividades. Se tonifican y fortalecen las piernas, glúteos, pecho, abdomen y brazos. Asimismo, se trata de un ejercicio de cardio, con el que mejorarás tu resistencia, y quemarás alrededor de 1.000 calorías en una hora. Siempre y cuando lo des todo a una intensidad elevada. ¡Un completo de la manera más amena y entretenida! Además, una de las partes más motivadoras, es que cada día de práctica será diferente. El boxeo abarca una gran cantidad de ejercicios y técnicas con las que te irás sintiendo cada vez más integrado.  Cuando vayas adquiriendo el estilo y te sientas más cerca de tu objetivo físico, no habrá quien te pare.

¿Y a nivel mental?

A nivel mental, el boxeo es ideal para descargar las tensiones que te invaden y mejorar tu confianza. Es una forma ideal de reducir el estrés y soltar las preocupaciones y problemas del día a día. También puede significar una buena elección en problemas emocionales como el estrés elevado, la ansiedad o la depresión. La práctica del boxeo necesita toda tu atención a la hora de coordinar y efectuar los movimientos. Por ello, notarás que se trata de un auténtico descanso para tu mente. ¡Libérate practicando boxeo! ¡Conviértete en la mejor versión de ti mismo! ¡Dale un buen golpe a tus excusas!