Estoy muy segura de que la mayoría de nosotros apostamos por el gimnasio y los entrenamientos de pesas, así que mi artículo podría terminar aquí. Parece que conforme pasan los años, la pereza nos invade y preferimos realizar deportes individuales en lugar de en equipo. Levantamiento de pesas, culturismo, entrenamiento funcional, CrossFit o artes marciales, todos ellos los practicamos de forma individual, aunque vayas con un amigo o entrenes en grupo.

¿Por qué en una cultura dominada por el deporte de equipo preferimos los deportes individuales? ¿Por qué hay quienes prefieren competir con sus compañeros, mientras que a otros les gusta competir por sí solos? Te cuento cuatro claves que te harán entender por qué preferimos los deportes individuales.

Prefieres ser responsable tú solo

Muchos de nosotros vamos al gimnasio por una simple elección y por razones que tan solo entiende nuestra psicología individual. Solemos preferir actividades físicas en solitario y no hay nada de malo; hay personas que son más introvertidas y prefieren no cargar con las responsabilidades de jugar en equipo. Aunque es llamativo ver cómo si quieren ser responsables de su propio éxito y no compartirlo con ningún compañero. Tan solo nosotros somos el motor de la victoria.

El problema es cuando las cosas no van tan bien como queríamos. En un equipo, puedes compartir sensaciones y apoyarte en compañeros, pero al estar solo tienes que asumir toda la responsabilidad de perder. Y, aunque no lo creas, hay muchas personas que están dispuestas a vivir con esa posibilidad porque confían plenamente en sus habilidades. Para un deportista en solitario es algo muy ventajoso, pero para un equipo no tanto.

Creo que la mayor ventaja del deporte individual es que puedes entrenar como quieras, cuando quieras y tomar las decisiones que prefieras. No tienes que entrenar bajo la “dictadura” de un entrenador con el que no estás de acuerdo. Claro que esta visión del deporte es muy diferente para aquellos que aman el equipo.

La vida cambia

Algunas personas, incluso las que juegan en deportes de equipo, se ven obligadas a practicar deportes individuales por cambios que sufren en la vida. Te casas, te mudas, te gradúas y entrenar bajo un horario y una disciplina se vuelve bastante difícil. Los deportes de equipo requieren una participación y una confianza. Si no le fallas al juego, le fallas a tus compañeros.
No siempre va a haber una vacante esperándote, así que debes abandonar los deportes en equipo y localizar uno individual que te motive.

Los años pasan

Si todo lo anterior no te termina de convencer, la Madre Naturaleza se encargará de ello. Nuestros cuerpos cambian progresivamente de un año a otro, hasta que de repente nos damos cuenta de que un día no podemos hacer algo que era realmente fácil. No eres tan veloz para chutar un gol, así que te tendrás que conformar con revivir momentos jugando al Fifa.
Incluso, recibirás indirectas cariñosas por parte de tus compañeros de equipo para que empieces a ceder tu puesto. Pero la edad no puede ser un impedimento para seguir haciendo deporte. ¿En equipo ya no funcionas? Seguro que puedes encontrar un deporte individual que te ayude a combatir el proceso de envejecimiento.

Nunca has sido muy atlético

Yo, por ejemplo, nunca tuve experiencia en deportes de equipo (más allá de las clases de educación física). Y como yo, hay muchas personas que se ven “forzadas o comprometidas” a apuntarse al gimnasio para lograr una condición física que no sea penosa.
Al no conocer el deporte en equipo, hacerlo de forma individual no te parecerá tan frío.