Ayer nos quedamos impresionados al ver a la canciller alemana durante los honores militares junto al presidente de Ucrania, Volodímir Selenskyj. Unos extraños espasmos se apoderaron de Angela Merkel y fue incapaz de ponerle solución. A pesar de que el presidente de Ucrania ni se inmutó, el resto del mundo estaba pendiente de los temblores incontrolables que estaba sufriendo Angela en pleno sol. Se hicieron eternos esos minutos, en los que no sabíamos qué desenlace podía tener, pero todo quedó en una simple anécdota.

¿Qué le pasó a Angela Merkel? ¿Puede ocurrirle a cualquiera? Analizamos a que se debió este episodio.

Todo fue un cuadro de deshidratación

 

La capital alemana rondaba los 30ºC de temperatura, que aunque no es demasiado elevada, puede favorecer a cuadros de deshidratación. Sobre todo en personas que tienen un estilo de vida poco saludable, no están bien hidratadas y sufren demasiado estrés. Es decir, el perfecto caso de Angela Merkel. Tardó poco tiempo en dar unas declaraciones para evitar que alguien pensase que esos espasmos eran motivo de una enfermedad grave y achacarlo directamente a un desequilibrio de electrolitos.

Realmente tuvo demasiada suerte de no haberse desvanecido por deshidratación. Con el paso de los años, el cuerpo pierde progresivamente la sensación de sed y es necesario tener un hábito de hidratación adecuada. Además, tener un estilo de vida poco saludable (claramente, Angela Merkel no está en buena forma física) aumenta los problemas cardiovasculares. Es cierto que su agenda laboral es durísima (unas 16 horas) y lleva en un puesto de alta responsabilidad desde 2005, por lo que el nivel de exigencia a sus casi 65 años es bastante significativo físicamente.

Angela Merkel suele beber agua y café, y en contadas ocasiones un poco de vino al final del día. Se ha comprometido con su equipo que a partir de ahora se tomará en serio beber agua con más asiduidad, así como seguir unas pautas adecuadas de alimentación. Sin duda, el descanso también es bastante necesario para poder reponerse de este episodio.

¿Qué son los electrolitos?

La circulación sanguínea contiene diferentes sustancias químicas que regulan las funciones importantes del cuerpo. A estos minerales se les denominan electrolitos. Cuando se disuelven en agua, se separan en iones con carga positiva y carga negativa. Las reacciones nerviosas de nuestro cuerpo y la función muscular dependen del intercambio correcto de estos electrolitos dentro y fuera de las células.

Algunos electrolitos son: calcio, fósforo, cloruro, magnesio, potasio y sodio. Cuando existe un desequilibrio de electrolitos, el cuerpo puede tener distintos síntomas.

¿Cómo detectar una deficiencia y cómo encontrar un equilibro?

Es importante mantener un estilo de vida saludable, con una alimentación variada, práctica de ejercicio físico y un correcto descanso. Si eres una persona deportista o trabajas físicamente activo, es importantísimo que recuperes los líquidos perdidos. Bebes mucha agua y, si es necesario, recurre a bebidas isotónicas que contengan electrolitos.