Cada vez estamos más concienciados de la importancia de una dieta saludable para cuidar de nuestra salud. Comiendo sano, practicando ejercicio físico, descansando y teniendo una actitud positiva frente a la vida, podemos lograr grandes cambios. Sin embargo, tomar ciertas decisiones con un fin saludable, desde el desconocimiento, puede ocasionar grandes problemas.

Una dieta saludable con decisiones bien meditadas

Optar por cambiar cualquier hábito de vida hacia otros más saludables, es la elección más inteligente que puedes tomar. Llevar a cabo una dieta equilibrada, practicar regularmente ejercicio físico y gozar de una mayor actividad, es imprescindible para aumentar la calidad de vida y favorecer el estado de tu salud. No obstante, ningún exceso es bueno y obsesionarse con ciertos aspectos puede tener graves consecuencias.

Muchas personas, toman algunas decisiones con respecto a su alimentación que pueden ser muy contraproducentes. Algunas como empezar una dieta vegana sin tener en cuenta el aporte de proteínas, abusar de algunos alimentos que priori son muy saludables, o sustituir comidas importantes por batidos, son un claro ejemplo.

Y es que, si decidimos dejar de comer carne por una cuestión de salud o de principios, tenemos que cubrir las carencias que este cambio nos puedan ocasionar. Por otro lado, si sabemos que los frutos secos son buenos para nuestra salud, y abusamos de ellos, estaremos cayendo en otro error. Sustituir comidas o cenas por batidos, porque hemos leído en una revista que estos son súper saludables y nos ayudarán a perder peso, solo puede traer consecuencias negativas.

Observa cómo, de una elección que se origina en una idea positiva, podemos terminar por sufrir algunas consecuencias negativas. Y es que, en el déficit de algunos nutrientes, vitaminas o minerales, podemos encontrar malestar físico, mental e, incluso, emocional. Nuestro rendimiento, la facilidad para lograr un sueño reparador, y los objetivos de perder peso de una forma saludable, se pueden ver afectados. De hecho, esto puede traducirse en el desarrollo de numerosas enfermedades.

Una dieta saludable es una buena decisión

Por ello, ten en cuenta que apostar por una dieta saludable y equilibrada y preocuparte por los alimentos que consumes es 100% recomendable. Sin embargo, si sientes que no tienes todos los conocimientos que requieres para tomar ciertas actitudes o decisiones, acude a un buen profesional que te asesore. Hoy en día existe mucha información y seguro que puedes adquirir unas nociones básicas. Infórmate bien antes de tomar cualquier cambio como dejar de consumir algún alimento, sustituir comidas o abusar de ciertos “superalimentos”.

Una dieta saludable es aquella que no te obliga a pasar hambre, que cumple con las exigencias de nuestro organismo para funcionar, y con la que disfrutamos.