Existe un amplio debate sobre si es mejor desayunar o no. No vamos a entrar a desglosar los diferentes beneficios que aporta realizar ayuno intermitente, pero sí os cuento un reciente estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology. Los científicos sugieren que omitir el desayuno puede aumentar el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

En el estudio participaron más de 6.500 adultos, de entre 40 y 75 años, a los que les hicieron un cuestionario sobre sus hábitos alimenticios, incluida la frecuencia que tenían de desayunar. Después, utilizaron los registros de defunción para averiguar la causa de la muerte hasta 2011.

¿El desayuno puede disminuir el riesgo de muerte?

Los investigadores descubrieron que las personas que no desayunaban tenían un 87% más de probabilidades de morir por alguna enfermedad cardiovascular, frente a los que desayunaban todos los días. En concreto, las personas que no desayunaban tenían tres veces más probabilidades de morir de un derrame cerebral y casi un 59% más de hacerlo por una enfermedad cardíaca, en comparación con las personas que desayunaban todos los días.

La ciencia aun no está segura de por qué se han obtenido estos resultados, aunque puede haber varios factores en juego. Por una parte, saltarse el desayuno puede hacer que comas en exceso más tarde, por lo que puedes aumentar de peso y las probabilidades de padecer una enfermedad cardíaca. También es probable que saltarse el desayuno pueda tener efectos negativos en su cuerpo, como disminuir la sensibilidad a la insulina. Es decir, tus células no son capaces de absorber el azúcar de la sangre tan fácilmente; esto puede elevar tus niveles de azúcar en sangre y aumentar el riesgo de diabetes. Y, evidentemente, esto se relaciona con padecer alguna enfermedad cardiovascular.

Además, desayunar puede ayudar a controlar el apetito y el azúcar en sangre, e incluso puede ayudar a disminuir la presión arterial positivamente.

¿Y si desayuno después de entrenar?

Según el autor del estudio, Wei Bao, Ph.D: «cuando hablamos de cambio en la dieta, suele ser difícil hacer un cambio de comportamiento, como dejar de comer una comida poco saludable que te gusta o comer más algo que no te gusta. En comparación con el cambio en la dieta, tomar un desayuno será mucho más fácil para las personas. Debe ser parte de un estilo de vida saludable. Es fácil de conseguir

Hubo otro estudio de 2017, también publicado en el Journal of American College of Cardiology, que encontró que saltarse el desayuno puede aumentar la probabilidad de aterosclerosis o endurecimiento de las arterias. Y ambas pueden favorecer al riesgo de tener un ataque al corazón.

Según ambas investigaciones, el desayuno puede ser una gran opción para mantener una buena salud cardíaca. ¿Pero qué sucede si quieres entrenar por la mañana? Personalmente, prefiero dejarlo para cuando termino de entrenar, porque no me gusta sentirme pesada mientras hago ejercicio. Además, puede causar algún estrago en tu sistema digestivo y tener que interrumpir el entrenamiento. Si también prefieres desayunar después, debe ser sustancioso. 
En caso de tomarlo antes de entrenar, deberías hacerlo 2 horas antes o comer algo más ligero y pequeño.