Los wearables, tanto pulseras de actividad como relojes inteligentes, son los preferidos por muchas personas para controlar y evaluar la calidad del sueño. Beddit, una empresa que adquirió Apple hace unos años, ha comenzado un proyecto de evaluación por parte de los usuarios que quieran probar y comentar los resultados de un nuevo dispositivo. El Sleep Monitor consiste en una banda que se sitúa debajo del colchón y que saldrá a la venta en diciembre (en tiendas Apple). Por ahora, buscan personas de entre 22 y 75 años que quieran compartir su experiencia a cambio de recibir actualizaciones y las últimas novedades del dispositivo.

¿Qué es la ortosomnia?

Es lógico que van a aparecer dispositivos nuevos en este campo, ya que todos quieren ofrecer alternativas para un mejor descanso. No obstante, hay algunos estudios que se cuestionan cómo influyen este tipo de dispositivos en el control del sueño y cómo pueden afectar a que duermas peor. 

De hecho, algunos especialistas del sueño aseguran que las aplicaciones y dispositivos pueden no estar aportando datos exactos, así como podrían elevar los síntomas del insomnio. Es posible que te preocupes por los objetivos de descanso cuando los cuantificas, pero esto puede incrementar el nivel de ansiedad por intentar dormir pronto y mantenerlo durante la noche. Incluso, unos investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Rush y la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, determinaron que esta obsesión por un sueño perfecto se tenía que llamar ortosomnia

Los rastreadores de sueño pueden ser útiles para identificar patrones, pero existe una tendencia por la que muchos pacientes se quejan y preocupan basándose en datos de estos dispositivos. Por ejemplo, ¿qué es el sueño profundo? Este concepto es indeterminado y varía mucho según los individuos. Y como este término encontramos también «descenso del ritmo cardíaco, «ritmos de sueño», «puntos de interrupciones» o «porcentaje de sueño». Todos provocan dudas entre los usuarios y acuden alertados a un médico.

¿Estamos sobreestimando la cantidad de sueño?

Los investigadores creen que los rastreadores podrían sobreestimar la cantidad de sueño que dormimos, sobre todo si la cuantificación se consigue mediante algoritmos de evaluación por movimientos corporales, como en los brazos. Si estás despierto en la cama, y mantienes una posición lo suficientemente quieto, tu pulsera podría pensar que estás dormido. Incluso, aunque también existen dispositivos que cuantifican la frecuencia cardíaca o la respiración, tampoco parece ser del todo validada científicamente.

La FDA norteamericana no regula los controladores de sueño porque son dispositivos considerados con bajo riesgo y que solo ofrecen datos generales sobre algo que se considera más cercano al bienestar que a la salud. Aun así, nadie los consideran dispositivos con capacidades de diagnóstico.