La Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha propuesto luchar para erradicar las grasas trans de los alimentos, las cuales generan problemas cardiovasculares. Aseguran que en 2016, casi 40 millones de muertes fueron provocadas por enfermedades no transmisibles, siendo las cardiovasculares las que causaron más de la mitad.

Para disminuir notoriamente este dato, la OMS planea eliminar las grasas trans antes de 2023. ¿Lo conseguiremos?

¿En qué alimentos encontramos las grasas trans?

Conocer los diferentes tipos de grasas puede ser una tarea bastante difícil, por lo que vamos a intentar explicarte de forma sencilla cómo se originan las trans. Cuando el aceite líquido pasa a ser una grasa sólida, mediante el proceso de hidrogenación para aumentar la vida útil de los alimentos, las grasas trans florecen.  También es cierto que existen alimentos como los lácteos o las carnes rojas que contienen de forma natural pequeñas dosis de grasas hidrogenadas.

El problema viene cuando los productos procesados y ultraprocesados contienen aceites vegetales hidrogenados. Algunos ejemplos serían las patatas fritas, la bollería, la margarina o los snacks.  Según comentan desde la OMS, “en la dieta de muchas personas hay un componente muy dañino: las grasas trans. Estas pueden eliminarse muy fácilmente y debemos trabajar para ello porque son responsables de medio millón de muertes al año, la mayoría en países de ingresos bajos y medios“.

De aquí a 2023

La OMS ha anunciado muy contundentemente que en cinco años los países deben eliminar las grasas trans producidas industrialmente. Este proyecto ha pasado a denominarse “Replace” y tiene hasta seis planes estratégicos para cambiar nuestra alimentación:

  • Promover el reemplazo por fuentes de grasas saludables
  • Revisar la situación nacional
  • Evaluar el contenido de la cadena alimentaria y la evolución de los hábitos alimenticios de la población
  • Crear leyes que las prohíban
  • Concienciar a la población y a los fabricantes sobre los efectos negativos
  • Llevar a cabo la nueva legislación.

Se disminuirán hasta 10 millones de muertes

Reemplazar las grasas trans puede llegar a reducir hasta 10 millones de muertes en los 25 años siguientes después de eliminarlos por completo. Dinamarca ha sido el primer país en dar este paso, y se espera que en 2018 sean 24 países más los que eliminen parcial o totalmente las grasas trans artificiales.

Somos lo que comemos, por lo que debemos cuidar nuestra alimentación para reducir el riesgo a morir. No es tan difícil como pensamos, tan solo tenemos que ser conscientes de lo que nos beneficia.