Hace varios años la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió el sedentarismo y la actividad física como una epidemia mundial con consecuencias negativas para la salud y la economía de todo el planeta. Aunque por suerte, cada vez hay más consciencia sobre los hábitos de vida saludable y el deporte, una gran parte de la población está totalmente alejada del objetivo marcado por la organización.

Hoy se ha publicado un estudio en la revista The Lancet Global Health, donde un grupo de investigadoras de la OMS asegura de que más de 1.400 millones de personas (27’7% de la población adulta mundial) no realizó el suficiente ejercicio físico durante 2016.

Tanto hombres como mujeres no alcanzaron los niveles recomendados de actividad física para estar saludables. Ya sabéis que consiste en practicar al menos 150 minutos de actividad moderada o 75 minutos de actividad intensa por semana.
Los beneficios de la actividad física en la salud son numerosos: se disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular, tiene efectos positivos en la salud mental, retrasa la aparición de demencia y nos ayuda a estar en un peso saludable.

Las zonas con un nivel más alto de la actividad física fueron América Latina y el Caribe (43,7%), Asia meridional (43,0%) y países occidentales de altos ingresos (42,3%) en el caso de las mujeres; en cambio, los niveles más bajos en hombres se dieron en Oceanía (12,3%), este y sudeste asiático (17,6%) y África subsahariana (17,9%).

Los países ricos son cada vez más sedentarios

Además, los datos del estudio indican que no ha habido avances en la mejora de los niveles globales de actividad física entre 2001 y 2016 y que los países occidentales de altos ingresos son los que se están volviendo más sedentarios, con una tasa de inactividad física que es más del doble que en los países de bajos ingresos (un 37% frente a un 16%).

El estudio indica que no ha habido mejoras en los niveles globales de actividad física entre 2001 y 2016, siendo los países occidentales con altos ingresos los que más sedentarios se vuelven.
Asia destaca en la mejora significativa de los últimos años, pasando de un 26% de inactividad física en 2001 al 17% en 2016. Esto se debe a los avances realizados en China, donde la inactividad ha bajado hasta el 14%, algo muy llamativo en comparación con países como Alemania que superan el 40%.

Hombres vs mujeres

Las investigadoras se dieron cuenta de que existe una gran diferencia de género y se observa en todos los países, sobre todo en zonas como Bangladesh, donde el 40% del sector femenino no hace ejercicio suficiente.

Melody Ding, una investigadora de la Universidad de Sydney, acompaña este vídeo con una carta firmada dónde asegura que estos datos se deben a que las mujeres se enfrentan a más barreras sociales, culturales y ambientales para realizar ejercicio físico.
Reclama que se creen oportunidades seguras y culturalmente aceptables que empoderen a las mujeres para que participen en cualquier actividad.

¿Cómo somos en España?

Por suerte o por desgracia, España tiene una situación similar al resto del mundo. Una cuarta parte de la población (23% hombres y 30% mujeres) no practica el ejercicio físico recomendado. Pero dentro de lo que cabe, tenemos un dato mucho más positivo que otros países de la Unión Europea. Portugal se encuentra con un 43%, Alemania con un 42%, Italia con un 41%, Reino Unido con un 36% y Francia con un 29%.

No es la primera vez que nos llaman la atención sobre el sedentarismo que sufren los españoles. En la última Encuesta Nacional de Salud establecía que el 35% de las personas tenían un nivel bajo de actividad física y el 54% sufría sobrepeso.