Vigilar la alimentación de los niños debería ser una obligación. La infancia y adolescencia son el proceso de crecimiento, por lo que si queremos tener adultos sanos, tenemos que cuidar sus hábitos. La Organización Mundial de la Salud recomienda que el consumo de azúcar añadido tendría que reducirse a menos al 10% de las calorías totales. Asimismo, se producirían beneficios para la salud si consumimos menos del 5%.

Se ha llevado a cabo el estudio “Adecuación de la ingesta de azúcares totales y añadidos en la dieta española a las recomendaciones: estudio ANIBES” en 2017, dando como resultados que solo un 58,2% de los niños españoles con edades entre 9 y 12 años, sigue esta recomendación. El estudio recoge que el consumo de azúcares totales en estas edades es de 91,6 gr al día, siendo el equivalente a más 32 kilos al año. Una auténtica barbaridad.

32 kilos de azúcar al año

Partiendo de la base de que una cucharada de azúcar es igual a 15 gr, un niño llega a tomar al día el equivalente a seis cucharadas. Ahora vamos a multiplicar las seis cucharadas (91 gr) por 365 días. ¿El resultado? La friolera de 32 kilos de azúcar. Seguro que nadie le daría a su hijo de forma consciente toda esta cantidad de azúcar, pero al no cuestionar los alimentos que consume nos encontramos con una suma alta de azúcares añadidos.
El estudio aclara que los 32 kilos son los resultantes de la suma de azúcares propios de los alimentos junto a los azúcares añadidos.

SinAzucar.org se encarga de mostrarnos gráficamente el azúcar que contienen los alimentos para crear consciencia. En este caso ha colocado a un niño al lado de toda la montaña de azúcar que consume en el año. ¡Impresionante! El niño no llega a ser ni la mitad de alto que toda la acumulación que tiene a la derecha.

El problema de los azúcares añadidos

Sin duda, el problema reside principalmente en los añadidos. Hemos calculado que al día se consume 91,6 gr de azúcar, pues 42,9 gr son intrínsecos. Es decir, los propios del alimento, por ejemplo el que compone la fruta o las verduras sin haber sido procesadas ni manipuladas. Por otro lado tenemos que 48,7 gr se corresponden a los azúcares añadidos. Estos son los que se añaden a los alimentos y bebidas durante la manipulación o procesado.

Los niños consumen más azúcar que los adultos

Es muy preocupante que sean los niños los que encabecen el consumo de azúcares añadidos. Teniendo en cuenta que el estudio se ha realizado a partir de niños de 9 años, ¿cuánto azúcar consumirán los menores de esa edad?

Los niños de 9 a 12 años lideran la lista, seguida de los adolescentes (13-17 años). Estos toman más azúcares añadidos siendo estos 45’9 gr de 88’4 gr totales. Por último tenemos a los adultos y personas mayores, que significativamente consumen menos azúcar añadido. De ahí que según la foto de SinAzucar.org, un niño de 8 años haya consumido ya más azúcar que su abuelo en toda su vida.

¿Cuáles son los alimentos que provocan este consumo?

 

El problema de los añadidos es que están camuflados en los alimentos procesados y es bastante difícil controlar la alimentación de los niños. Como vemos en la imagen, encabezan la lista todos los productos de fábrica que son totalmente innecesarios en una dieta saludable y equilibrada.

En el estudio participaron 213 niños de entre 9 y 12 años, y los alimentos que más colaboran a la ingesta de azúcares añadidos son: el chocolate, los refrescos con azúcar, la bollería y pastelería, otros productos lácteos, los yogures y leches fermentadas, los zumos y néctares, el azúcar, los cereales de desayuno y las barritas de cereales. Si sumamos todos estos, estaremos obteniendo el 90% de los azúcares añadidos.

Es alarmante el significado de este estudio, aunque no todos los niños consuman ese azúcar. La consciencia de crear hábitos saludables debe hacerse desde pequeños, por eso deben ser los padres los que reduzcan drásticamente todo ese consumo innecesario de azúcar.