Uno de los mayores miedos de cualquier ser humano es padecer algún tipo de cáncer. Se conoce algunas de las causas que favorecen a su aparición, como por ejemplo la obesidad, la herencia genética o los malos hábitos de vida. Aún así, en más de la mitad de los casos es imposible relacionar el cáncer con algunos de estos causantes.

En una nueva investigación del Instituto de Salud Global de Barcelona, se ha estudiado cómo influye vivir cerca de un parque o un jardín. Para ello han participado mujeres de 10 provincias españolas, que viven cerca de espacios verdes urbanos, y que están totalmente sanas o que padecen cáncer de mama.

Te contamos todos los datos de esta investigación, llevada a cabo por la autora Cristina O’Callaghan Gordo.

Menos estrés y más contacto con la naturaleza

La investigación contó con la participación de 1.738 mujeres con cáncer de mama y 1.900 mujeres totalmente sanas, y pertenecientes a 10 provincias españolas (Asturias, Barcelona, Cantabria, Girona, Guipúzcoa, León, Huelva, Valencia, Madrid y Navarra).
Los investigadores tuvieron en cuenta los hábitos de vida de estas mujeres, además de su nivel socioeconomico, actividad física, lugar de residencia actual y los niveles de contaminación del aire, entre otros parámetros.

Te observo que existe una tendencia lineal qué muestra que cuanto más cerca se vive de las zonas verdes, menor es el riesgo de padecer cáncer de mama. Así que se demuestra cómo de importante es la naturaleza en la salud, y por qué debe formar parte de la ciudad.

Vivir cerca de espacios verdes influye positivamente para tener un mayor nivel de actividad física, y una menor exposición de la contaminación del aire. Además, también se reduce significativamente el nivel de estrés y se vincula con un mayor estado de felicidad.

No ocurre lo mismo con mujeres que viven en zonas agrícolas

Llamó mucho la atención conocer que las mujeres que viven en zonas agrícolas o se dedican al trato de la agricultura, muestran que el riesgo a padecerlo aumenta. Como no se tuvieron en cuenta los pesticidas o cualquier químico de la tierra, no se puede confirmar el por qué vivir en zonas agrícolas no mejora la situación.
Aún así, para futuros estudios tendrán en cuenta que deben analizar los niveles de exposición a estos químicos de la tierra.

El cáncer de mama es uno de los mayores causantes de muerte en las mujeres. Quizá no está de más tener en cuenta ciertos factores medioambientales para reducir el riesgo a padecerlo.