En algunos deportes encontramos fases diferentes a lo largo del entrenamiento, como en el ciclismo o en el running. Normalmente comienzas tu entrenamientos como un caballo de carreras y terminas con un buen empujón al ver la meta, pero lo complicado está en los kilómetros intermedios. No eres el único al que le pasa.

Resulta que cuando se realizan tareas que se extienden en el tiempo, como un entrenamiento o una carrera, las personas tienden a poner la mayor parte de su esfuerzo en la salida y la llegada, pero mucho menos en el medio, según un estudio reciente publicado en la revista Corteza.

¿Cómo evitar el patrón STIM en el entrenamiento?

Los investigadores pidieron a 18 personas que jugaran a un sencillo juego de ordenador en el que controlaban una nave espacial que derribaba asteroides. Se les dijo que por cada sesión, los mejores artistas recibirían un bono financiero adicional, pagado después de la última sesión.

Descubrieron que los participantes tendían a invertir altos niveles de esfuerzo al principio y al final de un juego, en un patrón en forma de U. Esto es consistente con investigaciones previas, que incluyen a atletas en carreras de pista, natación, remo y ciclismo, todos los cuales involucraron lo que llamaron un patrón STIM, abreviatura de efecto «atrapado en el medio».

En términos de por qué sucede esto, es probable que sea una creencia inconsciente en equilibrar el costo y la recompensa, según el coautor del estudio, Nitzan Censor. El patrón STIM refleja una mayor recompensa al principio y al final, y cuanto más se prolonga la tarea, más personas tienden a percibir que la parte media cuesta demasiado en términos de esfuerzo. El resultado es que el esfuerzo puede disminuir bastante durante el transcurso de una tarea, especialmente si el principio y el final se consideran especialmente gratificantes.

Por ejemplo, puede que te guste la emoción de la línea de salida, al igual que ver la línea de meta durante una carrera de cualquier distancia. Pero si estás enganchado a esos dos elementos como recompensa, es posible que en realidad estés disminuyendo la cantidad de esfuerzo que realizas durante la carrera.

mujer corriendo con motivación

¿Cómo mantener la motivación en todo el entrenamiento?

Si eres alguien que necesita esa motivación adicional durante la parte media de tus kilómetros o tu ciclo de entrenamiento, hay algunas formas posibles de abordar este punto de menor esfuerzo. La primera es simplemente reconocer que esto es lo que la gente tiende a hacer naturalmente. El simple hecho de saber que esto es común y que la mayoría de las personas tienden a esforzarse menos en medio del entrenamiento puede ser útil para darse un descanso.

Pero si esa mentalidad está saboteando tus entrenamientos y carreras, por ejemplo, reduciéndote la velocidad, entonces puedes hacer ajustes basados en modificar ese «tiempo intermedio» de tu entrenamiento. Por ejemplo, puedes comenzar a un ritmo más fácil, en lugar de disparar desde el principio, y aumentar la intensidad con el tiempo. Eso puede ayudar a acortar el período de menor esfuerzo.

Otro ajuste a considerar es tener diferentes objetivos para la mitad de tu entrenamiento. Comenzar y alcanzar un objetivo determinado, como el tiempo o la distancia, proporciona sus propias recompensas, pero también puedes mezclarlo para jugar con la motivación. Por ejemplo, puedes introducir algunos sprints. Eso crea mini objetivos en medio de tus entrenamientos más largos.