Desde hace un tiempo atrás se ha popularizado el entrenamiento HIIT. Éste consiste en realizar ejercicios de alta intensidad durante un periodo corto de tiempo. Pues bien, en contraposición a esta forma de entrenar surge el LIIT. ¿No lo conoces? ¡Presta atención!

¿Qué es HIIT?

Antes de presentaros al LIIT, hablaremos del entrenamiento HIIT (High Intensity Interval Training). Éste se basa en realizar ejercicios muy intensos en intervalos muy cortos de tiempo. Es un tipo de entrenamiento cardiovascular que mezcla en intervalos ejercicios de una intensidad muy fuerte, con otros de mayor relajación. Es aconsejable que, quien se disponga a empezar con un entrenamiento HIIT, tenga una buena base deportiva. Así evitará el riesgo de sufrir cualquier tipo de lesión.

¿Qué es LIIT?

En contraposición al HIIT, que nos pone al límite de nuestras posibilidades, aparece el LIIT (Low Intensity Interval Training). Éste fue tendencia en EEUU y está a punto de llegar a nuestro país, de cara al buen tiempo. La principal diferencia entre ambas prácticas, además de la intensidad, es la duración de las sesiones. Ya que, para que el LIIT nos permita quemar las mismas calorías que el HIIT, necesitaremos de 30 a 40 minutos adicionales.

El LIIT consiste en realizar ejercicios más suaves, durante un tiempo más prolongado. Por ello, para las personas que no estén tan acostumbradas al ejercicio físico, es una buena forma de empezar. Será igualmente efectivo, aunque no les pondrá al límite de sus posibilidades. Al contrario, trabaja de una forma más calmada durante un tiempo mayor.

La clave del LIIT es que durante el tiempo que dura la práctica se está en un movimiento continuo. De manera que la frecuencia cardiaca se mantiene entre un 65% y 75%.

¿Qué beneficios aporta el LIIT?

  • Pérdida de grasa, y es que practicando a una intensidad menor durante más tiempo quemas el mismo número de calorías.
  • Mejora el sistema respiratorio y cardiovascular.
  • Libera tensiones acumuladas por la rutina del día a día.
  • Mejora el estado de ánimo y ayuda a disminuir el estrés.
  • Permite una mejor adaptación al mundo del deporte.