A principio de año os dabamos la noticia de que la marca Inov-8 lanzaría al mercado, en 2018, unas zapatillas de running con suela de Grafeno. Como ya os contamos, este material es megaresistente y promete revolucionar los calzados deportivos en un futuro cercano.

¿Cuántas veces has oído eso de que las zapatillas de running hay que cambiarlas al realizar X kilómetros? Sobre todo, la suela es la parte de la zapatilla que más se desgasta y podría suponer una disminución del rendimiento. Descuida, porque con esta nueva fórmula prometen una durabilidad de unos 1.600 kilómetros. Así que ya no tendrías que invertir tanto dinero en reponer calzado, más allá de una vez al año o año y medio.

Sin duda, estamos ante el modelo más duradero del mercado actual.

El 12 de julio saldrán a la venta

En menos de una semana se pondrán a la venta los tres primeros modelos G-Series, concretamente el 12 de julio. En su página web ya se puede echar un ojo a las diferentes ofertas: la Mudclaw G 260, para correr por montaña; la Terraultra G 260, para correr largas distancias por asfalto; y la F-Lite G 290, para amantes del CrossFit y del gimnasio. El precio de cada una de ellas es de 165€ hasta 175€, que teniendo en cuenta la tecnología novedosa, no están tan mal de precio.

El Grafeno como principal atractivo

Las G-Series son las primeras zapatillas que han sido diseñadas con Grafeno, un material de alta resistencia que se integra en una suela mucho más cómoda y resistente.

Michael Price, director de márketing y de producto de Inov-8, comentó que “durante los últimos 18 meses hemos estado trabajando con el National Graphene Institute en la Universidad de Manchester para traer el agarre más duro del mundo al mercado del calzado deportivo. Antes de esta innovación, los corredores tenían que escoger entre una suela con buena adherencia pero que se desgasta más rápido o una suela dura y más resistente, pero menos adherente. A través de una investigación intensiva, cientos de prototipos y miles de horas de pruebas tanto en el laboratorio como en el campo, los atletas ya no necesitan elegir entre una u otra“.