Tanto las madres como los padres son figuras imprescindibles en la vida de un niño para lograr motivación. Aprovechando el Día del Padre, te contamos cómo de importante es el apoyo en el deporte infantil.

Lo sabemos, a veces es muy complicado cuadrar las agendas de los padres con el horario de los niños, pero os aseguramos que lo agradecen. Lo normal es que los niños realicen actividad física como tarea extra escolar, donde los padres no tienen por qué estar presentes. Nosotros te recomendamos que acudas de vez en cuando a ver cómo logra tu hijo mejorar en el deporte y, además, realizar alguna actividad física con él fuera del colegio.

El deporte es fundamental para los niños. A esta edad, a parte de ayudarlos a mantenerlos con una correcta salud, se hace especial hincapié en el aprendizaje de los valores. El compañerismo, la generosidad, la disciplina, el esfuerzo, la persistencia, la fuerza mental, etc, son algunos de los valores que los niños aprenden mientras se divierten. Imagina lo que supone tener también a un padre que les guíe.

La figura paterna, todo un referente

El apoyo de un padre es imprescindible. Es aconsejable no forzar a que tu hijo realice el deporte que a ti te guste, déjalo que sea él el que decida y apóyalo. Eso sí, la motivación e iniciación en el deporte es solo tuya.

Tu hijo no es una máquina y para que ame el deporte debe no sentirse presionado. De nada sirve destacar lo “malo” que es en una actividad en concreto o exigirle demasiado. Es mejor establecer metas realistas, apoyar su esfuerzo y destacar su implicación.

Aunque el entrenador les inculcará valores positivos a los niños, es importante que los padres los refuercen mostrando una actitud positiva en los entrenamientos y competiciones. Enséñale a respetar al rival y sus compañero, a cumplir las reglas del juego, a obedecer al entrenador, a esforzarse siempre al máximo (dentro de su capacidad)… El apoyo en el factor mental también lo valoran; dale la misma importancia a las victorias y a las derrotas.

Sí, como padre, eres su modelo a seguir, así que debes tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Respeta a su entrenador. Aunque se de el caso de que tú también seas un profesional del deporte, no te entrometas en el trabajo de su entrenador y respeta sus pautas. Puede ser contraproducente realizar críticas delante del niño.
  • Apóyalo siempre. Ve a sus competiciones y hazle saber lo importante que es para ti verlo hacer deporte. Además, durante la semana podéis ver partidos juntos, comentar las jugadas y probar trucos nuevos. Puedes ser un grandísimo apoyo, además de un referente.
  • Compórtate. No es extraño ver cómo en un partido, los padres chillan o critican negativamente a los compañeros por un mal resultado o una mala jugada. Perder no debe tomarse como un acto negativo o podrían caer en la frustración.

Te dejamos con este vídeo que demuestra lo importante que es el apoyo de un padre.