Hay quienes disfrutan de pasar horas tumbados en la toalla bajo el sol. Por otro lado, están quienes se agobian y no ven el momento de irse a casa. La arena, el calor sofocante, el sol en la cara… ¡todo son inconvenientes! Si eres de los que no se pueden estar quietos, ni si quiera en la playa, atento a las siguientes ideas para no aburrirte.

Algunas personas disfrutan de los días de playa dejando las horas pasar, sintiendo que su piel se está bronceando y que el sonido del mar les relaja. Si perteneces a este grupo, recuerda que lo principal es cuidar la salud de la piel, por lo que lograr un bronceado bonito, pero seguro, es el principal objetivo. Por otro lado, están aquellos que se agobian solo de imaginarse sobre la arena, esperando a que pasen los minutos. Y es que, como en todo, hay quienes disfrutan de unas cosas y quienes disfrutan de otras. ¡Y ambas cosas están bien!

Pero, si a ti lo que te va es estar en movimiento y no concibes un día de playa sin acción, ¡atención! No dejes de disfrutar de la maravillosa playa y las grandes oportunidades que te brinda.

Ideas para no aburrirte en la playa

1. Deportes acuáticos

Te hemos hablado muchas veces de la gran cantidad de beneficios de practicar deportes acuáticos. Y es que estos son ideales para disfrutar de un día de playa dejando salir tu lado más aventurero. Así que, si llevas un tiempo queriendo practicar, pero nunca te decides, ¿a qué esperas? Prueba con el kayak, el Paddle Surf, el SUP Yoga o SUP Pilates… hay cantidad de actividades para practicar solo o con amigos y que te llenarán de bienestar y diversión.

2. Practica tus acrobacias

¿Qué mejor lugar que la arena para atreverte a intentar ese mortal que tanto ansías? Tal vez lleves un tiempo deseando conseguir el equilibrio cuando haces el pino, pero nunca encuentras el momento adecuado para practicar. ¿Qué mejor momento y lugar que la playa para atreverte a experimentar y poner a prueba tu cuerpo? Si la playa que frecuentas dispone de barras, ponte a ello, unas dominadas, unas volteretas y la playa se convertirá en tu lugar favorito este verano.

3. Crea tu propio circuito

Lleva tu material y cuando el sol empiece a alejarse, crea tu propio circuito para terminar el día de sol y mar con una buena rutina de entrenamiento. Un día completo en el que tras disfrutar y broncearte, le habrás dado a tu cuerpo la dosis de entrenamiento que le hacía falta.