Cuando estés buscando hornear delicias saludables para el corazón y que mejoren el rendimiento, hay mil opciones de harina en el supermercado. Entonces, ¿cuál deberías elegir? Un nuevo estudio, publicado en la revista Food Hydrocolloids, sugiere reemplazar la harina de trigo con productos derivados de garbanzos, porque podría reducir el riesgo de diabetes o ayudar a controlar la diabetes existente al mejorar la regulación de la glucosa en sangre. Entonces, ¿es hora de decantarte por la harina de garbanzos completamente?

En la investigación, unos 40 participantes comieron panecillos hechos con harina de garbanzo o de trigo, luego se les hizo una prueba de glucosa. Aquellos en el grupo de garbanzos tuvieron una respuesta glucémica que fue un 40 por ciento más baja en comparación con aquellos que comieron un panecillo a base de trigo.

Los investigadores notaron que debido a que la harina de garbanzo mantiene la estructura de su fibra dietética, creando una forma de almidón resistente, tarda más en digerirse en comparación con la harina de trigo. Esto es similar a otros tipos de «harinas alternativas» elaboradas a partir de fuentes distintas del trigo, como la yuca, los frijoles negros, los guisantes y las lentejas.

garbanzos crudos para hacer harina de garbanzo

¿Cuándo es mejor tomar harina de garbanzo o de trigo?

Aunque eso significa que cambiar a harina de garbanzo puede traer ventajas significativas para las personas con diabetes o prediabetes, puede que no sea la mejor opción si la agregas a una comida antes del ciclo.

Antes de los entrenamientos e inmediatamente después, los deportistas deberían consumir alimentos ricos en carbohidratos para llenar su tanque de reservas de glucógeno y ayudar con la recuperación. Comer tostadas de harina de garbanzo, por ejemplo, antes de un entrenamiento, no beneficiaría tanto al atleta como las tostadas a base de trigo porque el cuerpo no obtiene el combustible inmediato que necesita.

Otra consideración es la cantidad de estas harinas alternativas que puede consumir en general, especialmente en forma de otros productos sin gluten.

Por ejemplo, es posible que tomes una taza de garbanzos cocidos como parte de una comida o refrigerio, pero si usas un producto con harina de garbanzo, como una pasta sin gluten, podría involucrar hasta tres tazas de garbanzos. La inclusión de otros alimentos a base de frutos secos o frijoles al mismo tiempo podría provocar algunos efectos secundarios poco agradables.

Es decir, puedes obtener demasiada fibra de una sola vez. Con estas harinas alternativas, es fácil exagerar y eso puede provocar malestar estomacal, hinchazón significativa y gases.

Más actividad, como montar en bicicleta o entrenar en el gimnasio, puede ayudar a superar esos efectos secundarios más rápido, pero no sería un entrenamiento muy cómodo, especialmente si un problema digestivo lleva a una emergencia de necesitar un baño.

No obstante, no significa que debas omitir una harina alternativa como el garbanzo, tan solo debes procurar guardar esta opción para los días que no entrenes.