¿También te ha pasado que después de hacer deporte a una alta intensidad sientes que tienes menos hambre? Puede parecer paradójico, ya que después de gastar demasiada energía lo normal sería que desearas comerte una fuente de macarrones. Para analizar este misterio, un equipo de científicos de la Escuela de Medicina Albert Einstein (Nueva York) ha realizado un estudio que revela por qué ejercitarnos intensamente nos reduce el apetito.

El hipotálamo es el encargado de la desaparición del apetito

Uno de los autores de la investigación, Young-Hwan Jo, quiso averiguar el motivo por el que el hambre decrece significativamente después de practicar deporte de forma intensa. El científico asegura que corre tres veces por semana entre unos 40 minutos, y después de sus entrenamientos sufre dos efectos: la temperatura del cuerpo se eleva y se reduce su apetito durante varias horas. 

Se empeñó en conocer si algunas neuronas del hipotálamo (zona del cerebro que regula el peso corporal y el metabolismo) son conscientes de que la temperatura del cuerpo aumenta y responden mediante señales que nos indican que no comamos, al menos hasta que nos hayamos enfriado.

En el estudio, el equipo se centró en las neuronas proopiomelanocortinas, que son las encargadas de suprimir el apetito en el núcleo del hipotálamo. Los investigadores realizaron pruebas en ratones para comprobar si estas neuronas son capaces de sentir los cambios de la temperatura corporal, y sí.
De hecho, los ratones que se ejercitaban y subían su temperatura corporal, comían un 50% menos alimentos que el resto de ratones que no hacían ejercicio físico.

Nuestro estudio proporciona evidencia de que la temperatura corporal puede actuar como una señal biológica que regula el comportamiento de la alimentación, al igual que las hormonas y los nutrientes“, aseguraba Young-Hwan Jo.

El ejercicio intenso te ayuda a perder peso

En muchas ocasiones hemos comentado los beneficios de practicas HIIT o entrenamientos con intervalos de alta intesidad. No solamente estaremos ganando resistencia, fuerza y perdiendo grasa, sino que también veremos reducido nuestro apetito y ansiedad por la comida.

A largo plazo, ese tipo de entrenamientos nos hará perder peso de una forma más eficiente. Si lo complementamos con una dieta equilibrada y saludable, notaremos resultados mucho más rápido y podremos evolucionar en nuestra capacidad física a buen ritmo.