No es la primera vez que una empresa alimenticia utiliza términos que lleven a la confusión del consumidor. Green Cola es un refresco que apenas lleva un año en el mercado y que se ha convertido en un competidor directo de la poderosa Coca Cola; no solo por la tipografía, sino también por el contenido casi idéntico del producto.
¿Qué se te viene a la mente cuando piensas en “green“? Algo relacionado con el medio ambiente, ¿verdad? Pues algo así han querido conseguir para transmitir que lleva stevia, cafeína natural, sin azúcar, con aromas naturales, sin aspartamo, sin ácido fosfórico y sin calorías. Nos lo pintan tan bien que parece que estamos bebiendo agua natural.

Analizando si realmente este refresco es tan saludable como parece.

¿Qué ingredientes contiene?

Los refrescos light o con cero azúcares han desbancado a los refrescos de toda la vida. Parece que la sociedad se preocupa cada vez más por lo que bebe, y Green Cola ha sabido escuchar la demanda de los consumidores.

Para conocer si realmente esta bebida es tan mágica como indica su etiquetado, vamos a analizar los ingredientes.

En una lata de 33 centilitros nos encontramos con: Agua, anhídrido carbónico, color: Sulphite Ammonia Caramel, acidulantes: ácido tartárico y ácido málico, edulcorantes: esteviol glucósidos y sucralosa, saborizantes naturales, cafeína natural.

Como podrás comprobar, la Green Cola no es muy diferente en contenido a otros refrescos de cola sin calorías. En sus ingredientes nos encontramos principalmente con agua con gas (anhídrido carbónico) y un puñado de químicos para darle el color, el olor y el sabor característico de los refrescos de cola.

Es llamativo que en el listado de ingredientes no se especifica qué aditivos posee con el código numérico, y tiene su motivo. Cuando giras la lata y no encuentras alguna “E-“, da la sensación de que no es tan artificial. Por ejemplo, la stevia es el E960 y proviene de una planta, pero sufre procesos químicos.
Además, no es la única bebida de cola que contiene aromas y cafeína de origen natural.

No te dejes engañar por unas propiedades que tiene un efecto similar a si tomaras algún otro tipo de refrescos sin calorías. Asimismo, su precio es mucho más elevado y tampoco estarás cuidando exageradamente tu organismo. Una lata de Green Cola la podemos encontrar por 68 céntimos, y una lata de Coca Cola Zero por 60 céntimos.