Los devotos que van al gimnasio pueden estar de acuerdo en que no hay cantidad de bandas de resistencia, pesas o alternativas al banco de press que se comparen con las reales. Tal vez sea el choque de una barra o el silbido de una bicicleta de aire, pero hacer ejercicio en tu salón no puede reemplazar la felicidad de entrenar en una instalación que se siente como un hogar lejos de casa.

Lo que podría hacer que sea más tentador que los gimnasios en todo el país estén comenzando a reabrirse después de cerrar durante unos meses para ayudar a limitar la propagación de COVID-19. Pero no querrás volver a caer en tu rutina habitual de gimnasio demasiado pronto.

¿Es seguro ir al gimnasio?

Todavía no está claro cómo de seguro es realmente regresar a tu gimnasio favorito. El hecho de si debes o no regresar a tus entrenamientos en el gimnasio depende de múltiples factores, incluida tu edad y tu estado general de salud.

Los adultos de 65 años o más pueden tener un mayor riesgo de contraer COVID-19. Del mismo modo, las personas con afecciones de salud subyacentes, como asma, diabetes o enfermedad cardíaca, o personas que reciben tratamiento contra el cáncer o tratamiento con otro medicamento que debilita el sistema inmunitario, también pueden estar en mayor riesgo. Si caes en cualquiera de estas categorías, es posible que no quieras ser el primero en regresar al gimnasio tan pronto como se abra.

Ten en cuenta que el gimnasio no va a ser exactamente como lo recuerda. Para reabrir, muchos gimnasios están instituyendo nuevos protocolos de seguridad. Algunos están introduciendo un proceso de entrada sin huella dactilar para minimizar el contacto entre los trabajadores y los asistentes al gimnasio. Incluso, hay quienes se plantean implementar controles de temperatura obligatorios para el personal y usarán desinfectantes de gel en toda la instalación.

El Gobierno también exige que los gimnasios se vuelvan a abrir a una capacidad reducida, lo que limita el número de miembros que ingresan. Algunas cadenas permiten el entrenamiento solo con reserva para limitar a la clientela. Otros abren solo cada dos horas para limpiar y desinfectar las áreas de acondicionamiento físico.

Aunque es probable que las tendencias de deporte antes de la pandemia hayan cambiado, por ejemplo, puede que ya no haya una hora punta antes del trabajo en el vestuario con tantas personas trabajando desde casa. Además, aún puedes hacer un esfuerzo para programar tu entrenamiento en un momento en que hay menos personas para ayudarte a mantener tu riesgo de exposición aún más bajo.

Lo ideal es ir al gimnasio temprano por la mañana, si es que vas a ir, para que puedas entrenar junto a un número aún menor de personas y usar el equipo antes de que otros lo toquen después de la limpieza nocturna.

Decidir si es seguro regresar al gimnasio es complicado, ya que muchos de los factores anteriores están fuera de tu control. Las prácticas de prevención mantenidas por el gimnasio y otros clientes afectan a tu salud y, a partir de ahora, no hay garantía de que tu gimnasio sea 100 por cien seguro.

Acude al gimnasio con seguridad

El gimnasio es probablemente uno de los lugares con más gérmenes que solías visitar. Después de todo, toda la experiencia se basa en tocar muchos materiales comunitarios diferentes.

Casi por definición, un gimnasio está repleto de objetos y superficies que pueden haber sido contaminados por otros humanos. El contacto repetido con máquinas de entrenamiento, pesas, etc, puede transferir una capa invisible de bacterias, virus e incluso parásitos a nuestra propia piel y ropa.

Si no estás decidido a quedarte en casa, hay algunas prácticas que debes seguir para mantenerte lo más seguro posible. Incluso en el gimnasio, los expertos recomiendan usar una mascarilla y mantener una distancia de al menos 2 metros entre tú y los demás en todo momento. Y en este punto, debería ser evidente: lávate las manos adecuadamente, tanto antes como después del ejercicio, y quédate en casa si estás enfermo.

hombre descansando de entrenar en el gimnasio

Uso de máquinas y pesos libres

Vas a entrar en contacto con pesas o máquinas mientras haces ejercicio; después de todo, ese es el punto de volver al gimnasio. Lo más probable es que otros clientes hayan tocado y tocarán el mismo equipo. Para protegerte a ti mismo y a los demás, limpia el equipo que tocas antes y después de usarlo.

De acuerdo con los expertos, para limpiar completamente el equipo para evitar cualquier tipo de enfermedad o bacteria, querrás usar una solución que sea a la vez un limpiador (que elimine la suciedad) y un desinfectante (que mata los gérmenes).

Comprueba con el personal del gimnasio que su instalación cuenta con soluciones de limpieza aprobadas que puedan ayudar a minimizar la propagación de COVID-19, como un blanqueador o un limpiador multiusos. Limpia a fondo las máquinas, enfocándote especialmente en áreas que entran en contacto frecuente con la piel desnuda, como asientos, barras y discos.

Si estás decidido a volver al gimnasio tan pronto como se abran las puertas, hay una manera correcta de entrar por el nuevo estado físico normal. A medida que comienzas tu entrenamiento, puedes sentir natural volver a tu flujo habitual. Pero haz todo lo posible para mantenerse alerta y cauteloso.

Mantén al menos a 2 metros de distancia de otros clientes en todo momento, incluso si solo estás agarrando una pesa rápidamente. Si los ejercicios cardiovasculares están en tu rutina de entrenamiento, elige una cinta para correr o una máquina elíptica lo más aislada posible. En la sección de peso libre, establece un área pequeña de espacio personal o mueve tu banco a 2 metros de distancia de los demás.

Si tu máquina favorita está ocupada, evita alternar series con otra persona. Como te dijimos anteriormente, querrás desinfectar el equipo antes y después de usarlo, y el intercambio de series hace que sea más difícil seguir este protocolo.

Entrenamiento en clases colectivas

Los fanáticos de las clases de acondicionamiento físico se sentirán decepcionados al saber que es más seguro evitar las sesiones grupales por el momento. Las sesiones colectivas dificultan el cumplimiento de las normas de distanciamiento. Además, la alta intensidad puede hacer que usar una máscara sea más oneroso.

Alrededor de 112 casos de COVID-19 se asociaron con clases de baile grupales en Corea del Sur, según un estudio de mayo de 2020 en enfermedades infecciosas emergentes. Los investigadores encontraron que las clases de ejercicios de alta intensidad en espacios pequeños y confinados crean el ambiente óptimo para la propagación de enfermedades. La temperatura cálida de un estudio, combinada con clases de gran tamaño y algo de sudor inevitable y humedad en el aire hace que la transmisión sea más difícil de evitar.

Deben evitarse las áreas pequeñas, cerradas y mal ventiladas del gimnasio, incluso si no hay otras personas presentes. Existe evidencia de que las partículas expulsadas por una persona en tales áreas continúan ‘permaneciendo’ en el aire durante varios minutos después de que se hayan ido.

Las clases grupales también pueden incluir colchonetas, bandas, guantes de boxeo u otro equipo comunitario. Si es posible, evita estos materiales por completo. Si es necesario, lleva tu propia esterilla o comba a tu gimnasio.

vestuario vacio de gimnasio por coronavirus

¿Se puede usar el vestuario?

No importa cuánto te pierdas la sauna de tu gimnasio, este no es el momento para reavivar esa relación. En general, evita el vestuario y los baños tanto como sea posible. Por lo general, estos son espacios pequeños y húmedos que dificultan mantener una distancia segura de otras personas.

Aunque parezca contradictorio, evita ducharte en el gimnasio y toma una ducha tan pronto como regreses a casa.

Probablemente sea una buena idea lavar la ropa lo antes posible. Los expertos sugieren evitar sacudir tu equipo sudoroso para minimizar la posibilidad de dispersar el virus en el aire.

¿Cuánto tiempo debes esperar antes de regresar?

Después de unos meses de refugio en casa, no es sorprendente que te sientas ansioso por volver a tu rutina de ejercicios. Pero para ir a lo seguro, se recomienda esperar hasta que los investigadores se familiaricen con las ubicaciones y las causas de los puntos calientes del coronavirus. Aunque puede ser frustrante no saber la hora exacta en que será seguro regresar al gimnasio, ser paciente ayudará a mantenerte a salvo y reducir la propagación.

Por lo tanto, entrena con cuidado y haz ejercicio en casa por ahora. El hecho de que el gimnasio se haya abierto nuevamente no significa que tengas que regresar de inmediato. Explora algunas clases virtuales que tu gimnasio o estudio local puede estar ofreciendo y limita los viajes a cualquier gimnasio real tanto como sea posible.