Aprovechando que el Especial de Nochevieja de José Mota es número 1 en audiencias, quisieron mandar un mensaje contra el machismo. El deporte sigue siendo capitaneado por el sexo masculino, aunque poco a poco las mujeres comienzan a tener más protagonismo. Garbiñe Muguruza, una de las mejores tenistas españolas, se unió a un sketch para denunciar el constante machismo que aguantan las mujeres en las entrevistas o ruedas de prensa.

A los hombres no se les cuestiona la belleza, las rutinas de cuidados o para cuándo tener una familia; en cambio, estas preguntas suelen ser las habituales en las féminas, pese a que lo importante sea que acabe de ganar un Roland Garros. No hay duda de que a Garbiñe Muguruza le ha pasado en más de una ocasión y reflejó perfectamente la sensación de impotencia que se siente al ver tu esfuerzo en un segundo plano.

Un claro ejemplo de inferioridad de la mujer en el deporte fue cuando la tenista Eugenie Bochard dio una entrevista después de ganar un partido del Open de Australia en 2015. El entrevistador le pidió que se diera una vuelta para ver cómo le quedaba la ropa, en vez de analizar su partido. ¿Nos imaginamos que le piden eso a algún futbolista? Las mujeres, sea en el ámbito que sea, no son maniquíes.
A ningún hombre deportista se le califica por su vida privada, sería llamativo leer “el marido de Shakira” en vez de Piqué. Sin embargo, al revés lo vemos algo común. Es por eso que Garbiñe dio un paso adelante y alzó la voz para que en este 2018 cesen este tipo de comentarios.

Garbiñe Muguruza, campeona frente a las Williams

La tenista con nacimiento en Venezuela, cuenta con la nacionalidad española y es con la que ha disputado sus campeonatos. Garbiñe cuenta con numerosos títulos y durante el 11 de septiembre y el 9 de octubre de 2017 se posicionó como la tenista nº 1 del ranking WTA.

Ha sido capaz de derrotar a las hermanas Williams en dos competiciones individuales (2016 y 2017) de la Grand Slam, cuenta con 10 Títulos WTA (5 individuales y 5 dobles) y participó en los Juegos Olímpicos de 2016.

Hace unos días se vio obligada a retirarse en la segunda ronda de Brisbane, frente a Aleksandra Krunic, por culpa de unos calambres. Aún con el pronóstico desfavorable, Garbiñe Muguruza no quería estar casi dos semanas sin jugar antes del Open de Australia, por lo que convenció a su entrenador para cursar la petición de jugar en el torneo de Sidney.
Lógicamente, la organización aceptó su propuesta y volverá en la que será su segunda participación. “Estoy feliz de jugar en Sidney. La invitación es una oportunidad de volver a la pista y jugar más partidos antes del primer ‘Grand Slam’ del año“, comentaba la tenista española.