Ir al gimnasio está bien, pero mejor aún es poder fortalecer tu cuerpo durante las 24 horas del día, ¿no? Vale, no, esto es una exageración, pero algo así es la idea que llega desde Japón. ¿Te imaginas tener una funda para tu iPhone con forma de mancuerna, que tenga el peso de una mancuerna y que, en realidad, sea una mancuerna? ¡La han creado! No me quiero imaginar los selfies que saldrán mientras haces pesas a la vez.

La funda más pesada del mundo

Lo normal es que quieras un móvil ligero, que ocupe poco espacio y sea práctico. Por lo que no tiene mucho sentido pedir todas esas características a un iPhone, pero luego comprarte la funda más pesada del mundo. Softbank, un gigante japonés en las telecomunicaciones, ha diseñado una funda para iPhone X que pesa 10 kg. Ahora podrás seguir en línea mientras realizas tu series de curl de bíceps, ¡todo ventajas!

Además, si estás pensando en que son 10 kilos de plástico, te equivocas. Están fabricadas con hierro, policarbonato y materiales de TPU. Así que podrás soltarla en el suelo como sueles hacer en tu gimnasio, con el único inconveniente de que pones en riesgo la integridad de tu iPhone X y los más de 1.000 euros que cuesta.

Es posible que aún te estés cuestionando cómo se coloca el teléfono en medio de esta mancuerna sin que se caiga al levantar el peso. La funda tiene un enganche con un ángulo de 25 grados para asegurar que podrás tocar la pantalla con la mano a la vez que realizas tus repeticiones. Sí, sabemos que es muy absurdo, pero hay quien entrena viendo una película o un capítulo de alguna serie. Incluso, hay personas que entrenan con vídeos de Youtube, siguiendo las directrices de un entrenador, así que podrá tener el móvil cerca sin hacer maravillas para que se quede visible a la vez que entrenas.

A precio de oro

¿Cuánto estarías dispuesto a pagar por este accesorio? Puedes pensar que la broma es graciosa hasta que te enteras de que cuesta 10.800 yenes (unos 84€) más gastos de envío. Ya no solo es la funda más pesada del mundo, sino que también se posiciona en una de las más caras. Es cierto que si te gastas un pastizal en comprar un iPhone X, no es porque precisamente cuentes céntimos en tu monedero, pero quizá el precio sea elevado para que al final acabe cumpliendo función de pisapapeles.

Sabemos que utilidad tiene poca, pero siempre puedes darle salida como martillo para colgar cuadros o para sujetar la puerta cuando corra mucho aire.