La importancia de consumir frutas y verduras a diario, es un hecho. Ambas son fuente nutritiva muy necesaria para nuestra salud. Y es que, si queremos permanecer jóvenes y vitales, es importante cumplir con las demandas que nuestro organismo requiere para poder funcionar como corresponde. A continuación, te damos unos truquitos para que la fruta y la verdura te dure más. De esta forma no tendrás que desperdiciar comida.

Un cuerpo sano, con nuestros órganos en sintonía y óptimo funcionamiento; el bienestar físico y mental; la energía, la agilidad y la vitalidad. Todo ello, es lo que constituye la auténtica belleza y juventud: disponer de una buena salud. Asimismo, tratar con mimo y delicadeza las condiciones adversas que podamos estar sufriendo. Por ello, la alimentación es un pilar básico, junto al ejercicio físico y la vida activa.

Si tus intenciones son buenas, en cuanto a la integración de frutas y verduras en tu dieta se refiere, pero sientes que se te echa a perder en la nevera, atento. Si sigues estos consejos, tus alimentos tendrán una vida más larga y no tendrás que tirar nada.

5 Consejos para que la fruta y la verdura duren más

1. Conocer el producto que compramos

Sería ideal poder comprar en un establecimiento en el que la fruta esté recientemente recolectada. De este modo, asegurarte de que no ha pasado largos periodos en cámaras frigoríficas, ya que es probable que se echen a perder antes. Intenta comprar producto de temporada para poder disfrutarlo más tiempo.

frutas y verduras

2. ¿Qué pieza cojo?

Si vas a comprar fruta y escoges varias piezas para comer en el mismo día, obviamente se te echarán a perder la mitad. Piensa cuándo vas a consumirlas y no cojas las más maduras. La pieza debe tener la piel tersa, sin arruguitas, golpes, manchas o agujeros. ¡Eso sí! Si te parecen perfectas y brillan como las manzanas de cuento… ¡no te fíes! Seguramente no sea del todo natural y estén carentes de sabor. Algo que no falla es su olor. Si su aroma es intenso, es una buena elección.

3. Coloca la compra

Cuando llegas a casa, estás muy cansado y dejas las bolsas de la compra en la cocina para colocarlo todo más tarde. ¡Error! Ordena tu compra, que ya tendrás tiempo de sentarte a descansar. Saca la fruta y verdura de sus respectivas bolsas y colócalas en su lugar. Normalmente puede estar en temperatura ambiente, aunque si son cosas más delicadas, conviene dejarlas en el frigorífico. Eso, sí, cuando a una pieza le falte madurar, déjala fuera para que lo haga correctamente.

4. Protege la fruta y verdura delicada

Cuando abras una caja de fresas o frutos rojos, o dejes medio aguacate sin añadir a tu tostada, protégelo. Si no lo haces es probable que se pase y ya no te lo puedas comer. Anticípate a que las cosas se echen a perder siendo cuidadoso.

5. Recicla comida SIEMPRE

Aunque algunas piezas se vean feas o estropeadas, no tienes por qué tirarlas. Utilízalas para hacer crema de verduras, compotas y mermeladas de frutas, zumos, batidos, caldos…