La batalla contra la COVID-19 continúa a medida que los investigadores analizan las muchas facetas involucradas en la prevención, detección, tratamiento y vacunas para el virus. Una de las vías que se están explorando es el uso de rastreadores de actividad física y relojes inteligentes para ver si los datos de los wearables pueden detectar enfermedades como el coronavirus y la gripe antes de que presenten síntomas.

Fitbit se unió a la lucha a principios de este año cuando anunció que realizaría su propio estudio a través de la aplicación Fitbit para usuarios de Estados Unidos y Canadá; los primeros hallazgos ya están disponibles, ¡y son noticias prometedoras!

Tras el anuncio inicial de mayo, 100.000 usuarios de Fitbit participaron en el estudio y, durante los dos meses siguientes, se informaron 1.000 casos positivos de COVID-19. Los primeros hallazgos, que se enviaron para la publicación en una revista revisada por científicos, sugieren que los wearables de muñeca puede detectar casi el 50% de los casos un día antes de que los usuarios informaran síntomas, con un 70% de especificidad.

Como señala la publicación del estudio, esto es importante con un virus como el coronavirus para que los infectados puedan aislarse por sí mismos y obtener el tratamiento adecuado en lugar de propagarlo sin saberlo durante esta etapa.

Curiosamente, las métricas rastreadas (frecuencia respiratoria, frecuencia cardíaca en reposo y variabilidad de la frecuencia cardíaca) ofrecieron datos de la mejor calidad por la noche, cuando los participantes estaban dormidos y el cuerpo en reposo.

¿Qué síntomas detecta Fitbit?

Los primeros signos fisiológicos de enfermedad detectados por Fitbit incluyen una frecuencia cardíaca y respiratoria en reposo elevada, así como una disminución en la variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC), lo que significa que la variación latido a latido del pulso es más constante. En algunos casos, estos indicadores estuvieron presentes casi una semana antes de que los participantes informaran síntomas.

Los datos adicionales ofrecieron información sobre el vínculo entre ciertos síntomas y la gravedad de los casos, y están en línea con lo que están descubriendo otros investigadores y funcionarios de salud; por ejemplo, ser mayor, ser hombre o tener un IMC alto puede aumentar las posibilidades de «resultados graves» del virus.

La dificultad para respirar y los vómitos son síntomas que con mayor probabilidad resultarán en un caso tan grave que requiera hospitalización, mientras que es poco probable que un dolor de garganta y de estómago requieran algo tan extremo. La fatiga fue el síntoma más común, que se presentó en el 72% de los participantes que tenían el virus.

El siguiente paso de Fitbit es trabajar con los científicos para «validar la tecnología» antes de comunicarse con los reguladores necesarios para descubrir la mejor manera de empaquetar esto para los consumidores.